10 claves para distribuir un pasillo y una escalera

10-claves-para-distribuir-un-pasillo-y-una-escalera

En la casas de hoy la presencia de pasillos se minimiza. Estos de incorporan a zonas más abiertas y con varias funciones. Su complemento vertical son las escaleras, para las que también se buscan soluciones más compactas que ahorren espacio. Te contamos como proyectarlas sin desperdiciar superficie.

1. El pasillo gana espacialmente si recibe luz natural

Lo ideal es un pasillo que se desarrolle junto a una pared con ventanas, pues la luz y las vistas contribuyen a desdibujar el ancho real de la circulación. Si se trata de una pared medianera, instala ventanas pegadas al techo para bañar de luz la parte superior de las paredes, lo que ampliara en dos proporciones el ambiente, ancho y alto. La otra propuesta es abrir una ventana de suelo a techo en uno de los extremos del pasillo.

2. Integrar el pasillo en otros ambientes

Estamos en una época en la que cada metro cuadrado de superficie cuesta mucho dinero. Por tanto, a la hora de proyectar una casa o reformar su interior, ha de emplearse un concepto de máximo aprovechamiento del espacio. La idea es privilegiar con la mayor cantidad de espacio a los ambientes que tienen más uso, reduciendo al mínimo aquellos que tienen un uso esporádico o secundario. Un ejemplo de esto sería un pasillo distribuidor de planta baja integrado en un planteo abierto e intercomunicado, o también esos pasillos que se delimitan mediante tabiques bajos o muebles auxiliares.

3. La ubicación de la escalera debe estar en un punto intermedio dentro de la distribución

Elige una zona que sirva de nexo de unión entre las plantas, que se situé en un espacio de paso común a las distintas áreas. Para arranque conviene elegir el hall de distribución de la planta baja, del que parten los recorridos para las habitaciones que se encuentran en el mismo nivel, y para el desembarco (o llegada de la escalera) opta por un pasillo principal de la planta alta. De esta forma, las circulaciones horizontales y verticales tendrán un punto de encuentro común, lo que ordena y racionaliza la distribución en los distintos ambientes.

4. Adapta la escalera a la superficie disponible

A la hora de decidir en qué lugar va a ir la escalera, y que estructura tiene que tener la misma, es muy importante tener en cuenta ciertos factores. En primer lugar, las escaleras que resultan más compactas son aquellas que se disponen adosadas a una pared, son un desarrollo de un tramo recto o compensado. Sin embargo, las escaleras de dos tramos, de ida y vuelta o de tres tramos compensada, son las más sencillas de acoplar, siendo posible ejecutarlas entre dos paredes.

5. Elige bien las barandillas y acabados

Como solución decorativa, puedes aportar color a las escaleras, pintando en un tono los laterales y las contrahuellas, haciendo los peldaños en madera natural. También puedes dejar la estructura y los peldaños en madera y pintar la barandilla. Las barandillas de madera pueden llevar los barrotes torneados, para aligerar su grosor. En escaleras de obra cuyo trazado se desarrolla entre paredes no coloques pasamanos.

6. Elige materiales naturales y acabados artesanales

Las escaleras más rusticas son las de obra, revocadas y pintadas. Es la ideal para desarrollar entre paredes, en un tramo, en dos con escuadra o de ida y vuelta. Si es adosada revoca el lateral y las contrahuellas con un mortero de cal o un revoque pigmentado.

Para las huellas, lo más artesanal seria en cemento pulido o las baldosas de barro artesanal. Si quieres una escalera de piedra, elige piedras recuperadas o acaba las huellas con un tratamiento abujardado, arenado o serrado, para que, además de ofrecer una superficie antideslizante, sea mate y rugosa.

7. Atiende a las dimensiones

Hay que tener en cuenta algunas recomendaciones básicas a la hora de establecer las medidas de la escalera. El tramo mínimo debe ser de 3 escalones. Las que se forman con dos tramos y una meseta en escuadra o en abanico son ideales para situar en el ángulo de dos paredes. El ancho mínimo  de una escalera debe permitir el paso de muebles o de una cama.  Considera un ancho óptimo entre 90 y 100 cm. La altura para establecer el número de escalones, se mide de suelo a suelo.

8. Iluminar la escalera con fuentes de luz cálida

Es importante elegir para la escalera una iluminación cálida y acogedora que combine la luz ambiental con determinados focos puntuales. La cuestión es tratar de combinar varios tipos de iluminación en el mismo espacio. En el descansillo o en el ángulo de giro, resulta muy interesante colocar una lámpara de suspensión de cuerpo largo. Además, se puede complementar la iluminación en diferentes puntos con algunos focos de sujeción a la pared o con apliques.

9. Luz cenital para iluminar el pasillo

La mejor iluminación para estos espacios es la que se obtiene del rebote de la luz cenital en las paredes. En los ambientes de carácter ms contemporáneo podemos utilizar varios focos empotrados en el techo orientados hacia las paredes, de manera que se consiga un efecto de ensanchamiento del pasillo. Si se colocan apliques de pared, es conveniente que difundan un haz doble hacia abajo y hacia arriba. También se puede emplear pilotos empotrados a nivel del rodapié.

10. Los pasillos largos deben guardar armonía de proporciones

Si son muy altos y estrechos, parecerán tubos, y si son bajos crearan sensación de inquietud. En el caso de un techo alto, lo mejor es crear un falso techo muy  útil para empotar luces, conducir instalaciones o instalar una climatización por conductos. Se puede hacer con madera machihembrada sujeta a un bastidor perimetral, con placas de yeso y vigas de madera, con tableros contrachapados y vigas metálicas, etc. Si los techos son muy bajos, lo más eficaz es elegir para las paredes y el techo una pintura lisa, mate y clara.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *