4
noviembre
2019
Consejos para el cambio de estación las plantas de interior

Clases de plantas de interior

El cambio de estación se avecina. Las plantas de interior que han estado en la terraza o el porche durante los últimos meses pronto tendrán que volver a casa. Y las de exterior necesitarán unos cuantos retoques (o sustituciones) para poder alargar todavía más los ratos de disfrute al aire libre.

La vida media de las especies vegetales desciende mucho cuando se encuentran plantadas, confinadas en una maceta, como es el caso de las de tu terraza. Cada año, por estas fechas, te conviene dar aires nuevos al balcón, porche o terraza, cambiando, eliminando o podando los ejemplares supervivientes del verano. Con la vuelta a casa, no puedes convivir con esas plantas que, tras el verano, se encuentran al final de su vida vegetativa o aparecen deformadas. También la renovación debe entrar dentro de casa. No tienes por qué convivir con ese ficus todo tronco con un penachito de hojas ahí arriba, cuando puedes colocar en su lugar una estupenda drácena, cheflera u… otro ficus, pero bien vestido. Sobre la mesa, puedes cambiar ese kalanchoe que ni se muere ni florece (ni florecerá más) por una azalea, una saintpaulia u… ¡otro kalanchoe lleno de flores!

CUIDADOS BÁSICOS DEL FINAL DEL VERANO

Con todas las novedades presentes y futuras que trae el cambio de estación y «el comienzo del curso», convendrá que les dediques unos minutos a tus plantas para ayudarles a afrontar en las mejores condiciones los nuevos tiempos que se avecinan. Estos son los cuidados ineludibles en este momento, los cinco más necesarios:

  1. FÍJATE SI TIENE BICHOS. O algún hongo, o alguna anomalía que no tenía antes. Fuera de casa es más fácil que contraigan alguna enfermedad, que puede contagiar al resto de ejemplares si no las tratas antes de devolverlas adentro. Las enfermedades más comunes son las provocadas por hongos, mientras que plagas como la mosca blanca o la araña roja causan estragos en esta época. Observa tallos, flores y hojas en busca de síntomas y trata de poner remedio con tratamientos específicos.
  2. LIMPIA Y CORTÉ LO DAÑADO. Además de esos daños por alguna plaga o enfermedad, en el exterior tus plantas están más expuestas al polvo y a la contaminación de la ciudad, responsables de la capa de suciedad que poco a poco se va formando sobre las hojas, y que dificulta la absorción de la luz y de la humedad, elementos vitales ambos. Límpialas bien antes de llevarlas adentro, insistiendo sobre todo en las hojas más grandes, que son las que más tiempo llevan acumulando residuos.
  3. ULTIMO ABONADO. Aprovecha esta fase intermedia entre el periodo de desarrollo y el de descanso para reponer los nutrientes que los riegos sucesivos les han robado a tus macetas. Un fertilizante rico en microelementos aplicado a la mitad de la dosis indicada bastará para prepararlas para la nueva etapa. Elige un producto líquido y aplícalo con el agua de riego. Así, tus ejemplares lo asimilarán mucho antes, aunque también puedes aplicarlo en polvo o en barritas.
  4. RENUEVA EL SUSTRATO. Como la tierra de tus macetas y jardineras se encontrará también muy desgastada debido a toda el agua de riego que habrá recibido en los meses de calor y tanto crecimiento que habrá experimentando, te recomendamos que la cambies. Puedes hacerlo de dos maneras: eliminando la capa superficial y añadiendo una nueva, o extrayendo el cepellón e incorporando un buen puñado en la base de la maceta y otro encima de las raíces una vez devueltas a su sitio.
  5. REDECORA TU CASA. Puedes incorporar ejemplares nuevos a tu hogar que cambien la decoración, el momento es inmejorable. Por ejemplo, una azalea, de larga floración y en diferentes colores según la variedad; un anturio, con sus espatas de color rojo brillante; un crotón, con sus decorativas hojas veraniegas en tonos rojo, rosado o naranja; un kalanchoe, con sus bonitos ramilletes de flores naranjas, rosadas o rojas; o la que más te guste…

CREA UN HOSPITAL PARA PLANTAS

Si tu terraza es suficientemente grande, crea en una esquinita, protegida de soles y vientos, un hospital para tratar de recuperar esas plantas que da pena tirar cuando aún cuentan con vida en sus vasos. En tu clínica de campaña, lo primero que debes hacer es someter a las plantas a podas de rejuvenecimiento, porque si no empiezan a movilizar savia gracias a los cortes, no podrán salir adelante. Puedes despuntar algunas de copa o eliminar ramas semisecas en las arbustivas.

 Tras eso, comienzan los tratamientos terapéuticos, que pueden ser de dos clases:

  • A base de fitosanitarios, sobre todo insecticida y fungicida sistémicos, para que las plantas se encuentren fuertes ante ataques de plagas y enfermedades. Si hallaras algún parásito haciendo de las suyas, recurre a un producto específico.
  • Sobre todo, revitalizantes con abonos, sustratos y fertilizantes. El producto de elección para tal fin es el compost enriquecido, que da cuerpo y alimento al mismo tiempo a la tierra de las macetas. También puedes utilizar humus, que se usa en dosis algo menores y es más cómodo. En el agua de riego, puedes mezclar un fertilizante universal para suplementar esos nutrientes lavados por el paso del verano.

ABIERTA TAMBIÉN EN OTOÑO

Compra los recipientes que más te gusten y de grandes dimensiones para que las plantas se hallen en buenas condiciones para su desarrollo. Escoge en el vivero las especies que entren por tus ojos… y que sepas van a funcionar en tu terraza. Prepara tus macetas con material drenarte y ¡a plantar!

QUÉ PLANTAR AHORA

Además de las flores de ásteres, dalias, crisantemos, anémonas o rododendros, con la llegada del otoño las hojas y los frutos se convierten en protagonistas indiscutibles; también en la terraza. Planta brezos, Coníferas enanas, pieris, esquimias, hiedras, espinos, parras… Estas plantas le darán un toque otoñal. Limpia bien los recipientes antes de plantar en ellos y asegúrales un drenaje perfecto. Incorpora un sustrato rico y nutritivo, adecuado para cada especie. Estas plantas no temen a las bajas temperaturas y podrás disfrutar de ellas prácticamente todo el otoño y parte del invierno. Además no son muy exigentes, así que apenas tendrás que regarlas un poco, si el tiempo es seco.

Por otra parte, desde finales de este mes puedes plantar los bulbos que florecerán en primavera: tulipanes, narcisos, jacintos, muscaris… Para resguardarlos del frío, si tu terraza está muy expuesta, una buena idea es colocar la maceta en un recipiente mayor, o también puedes recurrir a un acolchado de hojas secas o paja.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!