Alano: Características y cuidados

Perros Alano

Majestuoso y magnífico, el Alano no pasa desapercibido. Como contrapunto a su imponente tamaño, posee un carácter dulce y juguetón. En el fondo es como un niño grande…

¿UN CRUCE ENTRE MASTÍN Y GALGO?

Existen muchas teorías acerca del origen del Alano. Muchos lo sitúan en el Tíbet, y apuntan a los fenicios como sus introductores en Europa.

Otra hipótesis señala que su origen está ligado a las tribus nómadas iraníes de la segunda mitad del siglo IV, las cuales utilizaban a los alanos durante sus campañas de extensión. A través de la migración, sus descendientes, con sus perros, llegaron a Europa.

No en vano, durante la Edad Media, los mastines se considera especialmente perros de caza y guerra, ya que tenían un valor excepcional, pero también una gran agilidad para rastrear y perseguir. Para mejorar su agilidad y su velocidad se recurrió a un cruce con galgos, que dio como origen al gran danés medieval.

En los siglos XVII y XVIII ya encontramos en Alemania una raza de perro muy similar al Alano actual. Mientras que en el Norte se prefería un tipo de ejemplar más grande y pesado, en el sur se favoreció un tipo más ligero y rápido.

Por último, en el siglo XIX, sabemos que había en Alemania perros de este tipo que recibían diferentes nombres dependiendo del color del pelaje: Ulmer Dogge (molosso Ulm), Englische Dogge (Bulldog Inglés), Dänische Dogge (Mastín danés), Hatzrude, Saupacher (perro de jabalí) y Grosse Dogge (mastín grande). En 1878, en Berlín, un panel de siete jueces expertos y criadores decidió agrupar todas las variedades bajo el nombre de Deutsche Dogge, que se convirtió en el nombre oficial para el Gran Danés.

CÓMO ES UN EJEMPLAR ESTÁNDAR DE ALANO

CABEZA: larga y estrecha, muy expresiva. Trufa bien desarrollada, hocico profundo y rectangular, y ojos de tamaño mediano con una expresión viva, inteligente y agradable, lo más oscuro posibles.

TALLA: altura mínima a la cruz de 80 cm en los machos y de 72 cm para las hembras.

COLA: de inserción alta, se estrecha hacia el extremo. Cuelga en reposo y adquiere una posición en sable cuando el animal está activo.

OREJAS: fijas en los bordes, de tamaño mediano. Descansan sobre la mejilla.

CUERPO: construcción potente y armoniosa.

MANTO: leonado, atigrado o negro.

PELO: muy corto, denso, suave y brillante.

UNA ELECCIÓN CONSCIENTE

Un Alano no es un Chihuahua, por lo tanto, aquellos que decidan llevarse a casa un cachorro de esta raza deben tener en cuenta las dimensiones que alcanzará en un futuro. De lo que no hay duda es del cariño que está dispuesto a ofrecernos, que es directamente proporcional a su tamaño.

Pese a esto también tiene otros puntos no tan positivos, ya que este tipo de perro desgraciadamente no tiene una esperanza de vida demasiado larga. Algo que sucede a menudo con los perros de gran tamaño. La media es de unos 10-12 años.

Las principales dolencias que suele padecer esta raza están relacionadas con problemas cardíacos. Esto hace que sea importante realizar controles periódicos al perro para diagnosticar de forma temprana cualquier problema de corazón.

También es habitual que esta raza sufra torsión gástrica, es decir, la rotación del estómago sobre su propio eje. Es una enfermedad de aparición rápida y ante cualquier síntoma tiene que llevarse rápidamente al veterinario, ya que es necesaria una intervención quirúrgica de urgencia.

OJO CON EL CRECIMIENTO. LOS PRIMEROS MESES SON CRUCIALES

Para el criador especializado Alberto M., “los primeros meses de vida del Alano son muy importantes”, por lo que es esencial seguir el crecimiento del cachorro con mucho cuidado, teniendo en cuenta tres factores clave.

El primero es elegir un modelo de alimentación basado en un equilibrio entre dieta y ejercicio para hacer que nuestro cachorro esté sano y pueda afrontar de la mejor de las maneras las primeras etapas de crecimiento, de por sí bastante difíciles. Estamos hablando de una raza de un tamaño considerable, por lo que cometer algunos errores tanto con la comida como con la gestión de la misma puede comprometer el crecimiento del perro e influir en la aparición de ciertas enfermedades.

El segundo punto a tener en cuenta es que durante el crecimiento el movimiento del cachorro debe ser totalmente espontáneo y natural. Y es que debe estar libre para correr, lo que le dará la oportunidad de conseguir una buena socialización, útil para la formación del carácter.

El último factor hace referencia a la necesidad de que se le ofrezca la posibilidad de hacer ejercicio, ya que lo contrario sería contraproducente para sus articulaciones.

NO APTO PARA CUALQUIER DUEÑO

El Alano es un perro noble, bueno, obediente y, por supuesto, hermoso. Pero para evitar cometer errores, tanto en la educación como en la alimentación debido a la falta de experiencia, es muy importante que el propietario inexperto sobre esta raza esté en contacto con el criador que le ha ayudado en la elección de su mascota.

Y es que las primeras etapas de crecimiento son fundamentales para que el Alano, el cual debe recibir un adiestramiento de forma temprana y llevar una correcta  alimentación que le ayude a conseguir un equilibrio psíquico-físico adecuado. No en vano, no marcar unas reglas de comportamiento durante los primeros meses de vida podría traernos problemas futuros, ya que no es fácil educar cachorro de ese tamaño…

El criador responderá a las diversas preguntas que se le realicen y tratará a su vez de entender qué papel jugará el perro de la familia y si existen condiciones óptimas para una adopción. Tenemos que ser dueños responsables, incluso antes de comprar un cachorro.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *