CÓMO BLANQUEAR LAS UÑAS AMARILLAS

Las causas de tener las uñas amarillas no es una cuestión baladí. Estas pueden ser los síntomas de problemas hepáticos, la ingestión de algún tipo de medicamento que lo cause, o las deficiencias en Vitaminas A y B, hierro, cinc, calcio y proteínas también pueden estar implicadas en la aparición de las uñas amarillas. Sin embargo, que no cunda el pánico, porque si estás fantástica de salud, las uñas amarillas pueden ser simplemente causadas por el tabaco o por ciertos esmaltes. Trataremos este segundo supuesto ya que si tenemos la más mínima sospecha de que pueden ser causadas por lo dicho anteriormente sería conveniente asistir a nuestro médico de cabecera para que nos confirme que nuestro bienestar está asegurado.

Así que blanquearemos nuestras uñas para que pierdan ese color amarillento que las hace tan feas. Pero en primer lugar, tres tips para que no vuelva a pasarte:

Reduce el consumo del tabaco y a la mínima que veas que tus uñas amarillean, realiza un blanqueado.

Esmaltes: Intenta utilizar esmaltes de calidad aunque sean más caros. Lo cierto es que tendrás menos variedad de color dónde elegir pero al menos de esta forma te aseguras de que tus uñas no se pondrán amarillas. Los de Bourjoir o Nars son perfectos.

Alimentación: En cuanto a la alimentación convendría que te hicieras un chequeo. De todas formas puedes tomar un complejo multivitamínico que te reforzará y dará energía, cubriendo así carencias si las hubiera, de determinadas vitaminas y minerales.

Una vez tengas en cuenta lo dicho, vamos a ver lo que tenemos. En cuanto a cosmética de uñas a no ser que vayas a un salón nail art, tú por tu cuenta hay poca cosa: Essie tiene el Instant Nail Whitener que lo puedes encontrar en Amazon.com, o el de L’Oreal pero que no se encuentra disponible en España. Así que lo único que nos queda es volver a los remedios de la abuela, que según parece son lo que funcionan de toda la vida.

Aceite y limón. Prepara las uñas quitándoles el esmalte. Calienta un poco el aceite y ve con cuidado de no pasarte porque sino te quemarías. Mete en el aceite caliente las uñas durante un cuarto de hora. Antes de irte a dormir, frotate las uñas con limón y ponte crema hidratante. Repite el proceso al menos durante un mes.

Bicarbonato. En un bol prepara unos 250 ml de agua caliente y una cucharada sopera de bicarbonato. Pon las manos en remojo durante unos diez minutos y repite la operación dos veces a la semana. También puedes, antes de irte a dormir, frotarlas con limón y aplicarte la crema hidratante. De esta forma aunque como mínimo has de estar un mes con el tratamiento,  podrás empezar a lucir tus uñas blancas.

¿Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: mdbelleza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *