Cómo cultivar guisantes

recoger guisantes

Fotografía cortesía de elhuertodelabu.es

Cultivar unos guisantes en primavera es una buena elección para nuestra cocina. Primero tiene que estar el suelo descongelado, cuando la tierra se calienta un poco y por fin esta lo  suficientemente seca para ser trabajada, en ese instante se realiza la siembra.

El calor es un enemigo de un buen guisante. Cuando los guisantes se llenan sus vainas son válidos por un día, tal vez dos, antes de que tengan almidón y pierdan su delicioso sabor, dulce. En el momento en que las vainas pierden su suavidad verde y están pálidas y ásperas al tacto, no están para consumirlas en la alimentación.

Si usted está llenando el congelador con su cosecha de guisantes ahora, o está a punto, bravo por ti. Si no, considere realizar una siembra para comer, aunque sea una pequeña parcela.

Tendrá que empezar en cualquier lugar desde mediados de julio hasta principios de septiembre, dependiendo de cuando se producen las heladas en su zona y ​​cuántos días hay que esperar para la cosecha de una variedad determinada. (Los guisantes en semilla conservarlos en el frigorífico hasta el momento de la Siembra) Sí, los guisantes son un cultivo de clima fresco, pero a diferencia de la espinaca y la col rizada, no son a prueba de heladas.

Al final del verano las temperaturas son más bajas, en ese momento  empezaremos a preparar para sembrar las semillas de los guisantes en unas bandejas de siembra. Transcurrido un tiempo, cuando veamos que empiezan a salir los tallos podemos empezar a trasladar a la tierra  del campo para que se desarrollen más rápido.

La elección de una variedad rápida es también una buena estrategia, pero la tolerancia al calor podría ser un factor aún más importante.

Mientras que los días son más frescos y más cortos, el crecimiento se ralentizará un poco. Si las heladas amenazan, simplemente póngales algo, estarán menos expuestos al frío, Me parece una buena idea ponerles un platico por encimo, por las mañanas puedo retirarlo.

Quiero esos guisantes en mi mesa, y no voy a aceptar un no por respuesta.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *