Cómo curar una herida ante una caída

Fotografía cortesía dematermanias.blogspot.com

Si tus hijos son muy activos y enérgicos, seguro que más de una vez te has encontrado ante una situación en la que una de sus aventuras ha provocado una caída y te has encontrado una herida que había que curar. El proceso de desinfección ante una herida de este tipo (como puede ser una raspadura contra el asfalto) es muy importante para evitar posibles infecciones. A continuación te damos algunos consejos para que sepas como actuar ante estas situaciones.

Lo primero que debemos hacer ante una caída es revisar bien todo el cuerpo del pequeño para localizar todas las heridas y cortes, de manera que no se nos escape ninguna. Según la magnitud de la misma, habrá que decidir si se va al médico o no. Si alguna de las heridas sangra un poco, lo mejor es hacer presión suavemente para detener la hemorragia antes de empezar a limpiar.

Si se trata de un corte o raspadura superficial, lo primero que debemos hacer es desinfectar la herida y la zona de alrededor. Lávate las manos con agua y jabón para no poner a la herida en contacto con más bacterias y, una vez secas, utiliza unas pinzas pequeñas para eliminar de la herida restos de tierra, polvo, madera… cualquier elemento del suelo que se haya quedado en la herida.

Una vez te has asegurado de haber retirado todos los elementos, lava la herida con agua y jabón con mucho cuidado, sin apretar. Utiliza también líquido antiséptico como alcohol yodado para evitar posibles infecciones. A continuación, toma un trozo de gasa y seca con mucho cuidado la herida, retirando el exceso de líquido.

Una vez se ha secado bien la herida, coloca una tirita o una venda (según el tipo de herida) que la cubra bien. De esta manera evitaremos que las bacterias entren en contacto con la herida y esta se infecte.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *