Cómo hacer un armario a medida

Armarios empotrados

Fotografía cortesía de Bricodepot.es

¿Al buscar tu ropa de primavera has encontrado tus prendas arrugadas? Entonces, tú y tu armario tenéis un problema, ¡Que no cunda el pánico! Aquí os enseñaremos como tenéis que hacer un armario a medida.

Asun Antó, del estudio de diseño de interiores y decoración Coton et Bois, cuenta sus tips profesionales para distribuir un armario. “Es importante tener espacio para prendas cortas y prendas largas, cajones para ropa interior y zapatero. Si ponemos bandejas extraíbles, siempre será más cómodo acceder a los rincones complicados.” ¿La clave básica? Tener un acceso visual inmediato a lo que se guarda en el armario. “Es muy útil compartimentar los huecos o cajones para encontrar rápidamente lo que buscamos. En los estantes, me gusta proponer a mis clientes cajas con fotos del calzado que hay dentro. Esto ayuda a ordenar y visualizar mejor el almacenaje. También es muy práctico el uso de una barra superior y de otra en la parte inferior para aumentar la capacidad de colgar ropa corta” y conseguir que vestidos, blusas y faldas no se arruguen. Pero, ¿qué prendas deben ir a la barra y cuáles al estante? “Las largas, camisas y pantalones, siempre colgadas. En las baldas es mejor poner ropa de tejidos que se arrugan menos, como jerséis y camisetas”.

ARMARIO HECHO A MEDIDA

En cuanto a las medidas que debemos calcular para distribuir de forma correcta el interior de un armario o de un vestidor, Asun Antó indica que el fondo interior libre debe ser de 55 cm. Las alturas varían en función de los módulos. Si partimos de una altura total de 230 cm y destinamos los 50 cm superiores a maletero, podemos decir que la ropa larga necesita 150 cm y la corta, 100 cm. Debajo de la ropa larga quedaría un hueco de 30 cm, por ejemplo, para zapatos, mientras que debajo de la corta se suelen colocar cajones. Éstos ocupan 80 cm, a dividir de diferentes formas: en 4 cajones cortos de 15 cm para complementos y ropa interior, o bien en un cajón corto de 15 cm, dos más altos de 20 cm y un hueco inferior de 25 cm; o en un cajón corto de 15 cm más un pantalonera extraíble de 65 cm de altura. Las baldas ocuparían 180 cm de altura, divididos en 6 estantes de 30 cm, aunque lo ideal sería sustituirlas por bandejas extraíbles, para las camisetas y jerséis.

Si te decides por colocar dos barras una sobre otra, destina la superior a blusas y chaquetas, y la inferior, a pantalones y faldas. Para calcular a qué distancia debes situarlas, mide una chaqueta y un pantalón y asegúrate de que ninguno se arruga. En cuanto a la ropa interior, guarda los sujetadores en vertical, para elegir de un vistazo; los que tienen relleno, desplegados, porque si los colocas con las cazoletas hacia dentro, se deformarán. Y los zapatos, mejor en estantes sin rejilla, o el polvo y la suciedad del calzado caerá a los pares de abajo.

  1. ALGO QUE OCULTAR

Existen elementos. Como un radiador  o una mocheta junto al techo, que  impiden colocar un armario estándar. Sin embargo con un modelo a medida  se planifica  altura, profundidad y ancho al milímetro.  Realizado de pared a pared, sus puertas  —a base de cuadriculas que alternan  hendiduras verticales y horizontales—,  ocultan un televisor.

  1. UN MODELO DE ALTURA

Para rentabilizar el espacio de almacén,  lo ideal es prolongar el armario hasta el  techo, objetivo que solo se logra con un  diseño a medida. Una vez planificado el  interior, se puede optar por cerrarlo con  dos puertas por cada cuerpo: una arriba, para el maletero, y otra abajo, para la  zona de ropa. O bien elegir una sola  hoja continua para que el armario pase  desapercibido.

EL VESTIDOR

  1. ABIERTO: HOY ME PONGO…

Renunciar a las puertas facilita el acceso a las prendas, aunque conviene cubrir la ropa de otra temporada con fundas para que no acumule polvo. Este vestidor se organizó con dos zonas que incluyen una barra superior y tres cajones. Enfrente se situó una estantería baja con baldas para la ropa doblada y el calzado. La ventana es un plus que garantiza ver los colores con luz natural.

  1. CERRADO CON PUERTAS

Los frentes de cristal permiten apreciar el contenido, al tiempo que las prendas quedan a salvo del polvo. La interiorista Asun Antó diseñó este vestidor para la última edición de Casa Decor, con zonas para prendas largas, cortas y pantalones, cajones destinados a bisutería y ropa interior, y bandejas extraíbles para ropa doblada. Incluye un expositor de tocados con iluminación led que, además, separa cama y vestidor.

DISTRIBUCIÓN INTERNA

  1. SOBRE EL TERRENO

Un armario se debe adaptar al tipo y número de prendas que tengas. Si te apasionan vestidos, faldas y blusas, plantéate colocar módulos que tengan barra arriba y abajo; mientras que una it girl de las camisetas, necesitará baldas y muchos estantes. El sistema Elvarii, de Ikea, permite combinar barras, baldas y cajones en función de tus necesidades. Módulo con doble barra más barra con cajones y estante (399 €./conjunto).

  1. CON BUENA PERCHA

Es fundamental elegir los accesorios idóneos para rentabilizar el espacio del armario. Las prendas ligeras se deben colgar en perchas finas —que ocupan menos—y las americanas y abrigos, en perchas gruesas para que no se deformen los hombros. Minifaldas y pantalones cortos se visualizan bien en perchas múltiples con pinzas, en las que se cuelgan varias prendas a la vez.

GUARDAR COMPLEMENTOS

  1. ¡QUE NADIE SE MUEVA!

Ropa interior, cinturones,  pañuelos y joyas tienden a desplazarse cuando el cajón en el que se encuentran se abre o se cierra. Los organizadores internos los mantienen fijos para evitar que se mezclen en un amasijo caótico. Pueden ser de quita y pon, o bien formar parte del armario como un elemento fijo. La colección Box, de Kibuc, tiene cajones casillero para complementos, entre sus opciones personalizables (78€).

  1. NO SIN MIS TACONES

‘Dale a una mujer los zapatos adecuados y ella conquistará el mundo’. La frase, de Marilyn Monroe, revela una pasión que suele ocupar demasiado espacio en el armario. Este organizador duplica la capacidad de almacén al colocar un zapato sobre otro. Con un tope en curva que impide que el calzado se caiga, es regulable en altura para adaptarlo desde deportivas a stilettos (24.95 €/el juego para 6 pares).

LAS PUERTAS Y SUS EFECTOS

  1. ORDEN EN LA SALA

Cualquier armario con frentes en retícula, transmite sensación de control, organización y equilibrio. Los armarios con cuarterones rectangulares potencian la verticalidad de las puertas y la altura del techo. Los cristales al ácido ocultan el interior, reflejan de forma velada el resto del dormitorio y multiplican la luz natural.

  1. NOSTALGIA DEL PASADO

¿Qué hace un antiguo armario rústico en un ambiente actual? Embellecerlo, sin duda. Las piezas recuperadas evocan sentimientos: la curiosidad de la infancia, la ternura de nuestros mayores…

  1. MÁXIMA DISCRECIÓN

La sencillez de los dos frentes lisos y sin tiradores parece decirlo que importa, es el interior’. El armario Trysil, de lkea, tiene dos hojas correderas, para no obstaculizar el paso cuando esté abierto y cajones; en 118 x61 x202 cm (179€).

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *