Consejos para actualizar tus muebles vintage

Pintar muebles antiguos

Siempre hay un mueble viejo que te ha acompañado durante muchos años, pero que ahora está deslucido. Como no lo quieres tirar, está guardado en el trastero quitando espacio y, lo peor, desaprovechándose. Con muy poco esfuerzo y dinero, puedes reciclar tus muebles vintage y dejarlos como nuevos.

PARA UN ACABADO PERFECTO 

Uno de los aspectos más importantes a la hora de renovar la pintura de tus muebles, es que el acabado sea el adecuado. Para ello, necesitas lijar previamente, retirar el polvo, aplicar un producto sellador y, por último, pintar. Necesitas retirar el producto anterior. Si pintas sobre el acabado actual de los muebles, la pintura no agarrará. Lo puedes hacer tú mismo si tienes ganas, paciencia y algunas herramientas necesarias como lijas o lijadora eléctrica. Otro consejo es que, a la hora de pintar, lo hagas con un pequeño rodillo de espuma o pistola antes que con una brocha para evitar que se noten las pinceladas, sobre todo con las lacas.

DECAPAR ANTES DE EMPEZAR A RESTAURAR 

Si en tu trabajo de restauración o reciclado tienes que retirar la pintura, el primer paso, antes de empezar es decapar en condiciones. Desde las tiendas Akí, nos cuentan que el decapado consiste en la retirada del recubrimiento, pintura, barniz, etc., mediante un proceso químico de descomposición. Es muy importante que uses guantes de cuero (los de látex se disuelven con el decapante), mascarilla, gafas de protección y que cubras la zona en la que vas a usar el decapante. Antes de aplicarlo, lee las instrucciones de uso y elige un lugar ventilado para hacerlo. El decapante es bastante corrosivo, por lo que la primera norma es no tener prisa y tomar todas las medidas que te contamos.

  1. APLICA UNA CAPA DE DECAPANTE EN EL MUEBLE O PIEZA, como si estuvieras pintando. Usa una brocha fina y cubre toda la superficie y recovecos (puedes ayudarte también con un pincel más fino).
  2. DEJA REPOSAR DURANTE UNOS MINUTOS y, según la cantidad de capas y el acabado que tenga la pieza original, verás que poco a poco la pintura comienza a arrugarse. Es importante que esperes el tiempo de reposo que indican las instrucciones. ¡Paciencia!
  3. PARA RETIRAR TODA LA PINTURA O BARNIZ USA UNA ESPÁTULA. Quita todos los restos de pintura y remata la pieza con lana de acero, que funcionará como una lija muy fina.

REPARA PEQUEÑOS DAÑOS EN LA MADERA

A veces los muebles no solo envejecen en su aspecto, sino también pierden material o se desencajan. Para arreglarlo y devolver la forma o estado original, puedes actuar a través de dos vías:

  • SUPLEMENTAR CON MADERA. Esa opción es viable con formas regulares y en zonas accesibles. Por ejemplo, puedes usar un listón de madera para arreglar el canto de una pata.
  • MASILLA REPARADORA. Es la mejor opción para reparaciones de formas irregulares, esquinas e, incluso, labrados en madera. Las masillas reparadoras suelen presentarse en formato de barra. Por norma general, son masillas epoxi que se presentan en resina y activador… Para trabajarla, has de cortar una porción de masilla con un cúter y amasarla hasta que no se distingan los colores de la masilla y del catalizador. Ahora ya puedes dar forma imitando la pieza que hay que recrear, rellenar un hueco o arreglar un tallado. Usa una espátula fina para modelar la pasta. Solo tardará unos 30 minutos en secarse.

¿SABES PINTAR CON PISTOLA? 

  1. DILUIR LA PINTURA. O NO. Comprueba a la hora de elegir tus productos. Los modelos más modernos permiten aplicar la pintura sin diluirla, pero para otros deberás comprobar la viscosidad y ver lo que te aconseja el fabricante.
  2. USA MASCARILLA. Y guantes e incluso gafas, especialmente si trabajas en el interior. Ventila bien la estancia donde estés pintando y cubre muebles y suelo para no mancharlos.
  3. SITÚATE A LA DISTANCIA CORRECTA DEL SOPORTE. Entre 15 y 20 cm es la ideal; si es menor, aplicarás demasiado producto en un mismo punto y si es mayor se produce más dispersión de este, con lo que se aprovecha menos y la superficie que se cubra será mucho menor.
  4. APLICA LA PINTURA EN CAPAS REGULARES. Igual que lo haces con el rodillo, pasa la pintura primero horizontalmente y luego verticalmente. Para una total cubrición, superpón ligeramente los bordes de cada pasada, ya que es en los extremos del haz donde suele llegar menos producto.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *