Consejos para empezar a montar en Mountain Bike

Mountain Bike

Todo el mundo quiere una Mountain Bike, y en muchas tiendas es imposible encontrar el modelo que quieres. A la bici de montaña ha accedido público nuevo, sobre todo muchas mujeres, así que toca sacar de la chistera esos consejos que son ideales para las que están empezando.

CONSEJOS PARA CHICAS GUERRERAS

Cada vez es más habitual ver más chicas en los grupos de ciclistas, incluso grupos con sólo mujeres, pero no siempre tienen la información que necesitan… Hay muchos consejos que nadie te contó y que tuviste que ir descubriendo por ti misma a medida que ampliabas horizontes dando pedales. Aquí los tienes, para que tu progreso sea más rápido y disfrutes más todavía de tu mejor amiga, la bicicleta.

1 Sin protección no hay salida. El casco puede salvar tu amada y bonita cabeza de más de un susto, si alguna vez has tenido una caída seria seguro que sabes de lo que hablo. Por suerte es poco usual pero todavía veo a alguna mujer por el campo con bici y sin casco… ¡no!

2 Olvídate de la ropa interior. Ya sé que al principio resulta raro, pero si quieres evitar las temidas rozaduras, deberías olvidarte las braguitas en casa, y optar por un culotte ciclista de mujer con badana específica para nuestra anatomía, que están diseñados para amortiguar la presión que ejerce el sillín sobre las “partes bajas” de la anatomía femenina.

3 Sigue tu ritmo. Es preferible salir con personas de tu nivel pero no es fácil cuando te inicias, y si vas con grupos de nivel superior, no te agobies si no puedes subir a la misma velocidad que ellos, o si te quedas sola, ya llegarás. Intenta ir a rueda lo más posible en las zonas con menos desnivel para igualar las condiciones. Busca grupos de iniciación o para mujeres, para no ir sola y aprender con ellos y hacer amistades para quedar.

4 Reivindica el femiciclismo. Afortunadamente, cada vez hay más tiendas que ofrecen ropa y bicicletas específicas para mujer. Si no encuentras variedad, busca online o pide a la tienda que traiga artículos para chicas, no se te ocurra conformarte con productos pensados para los hombres.

5 Adapta la bici a tu cuerpo. Cada vez hay más modelos de mountain bike específicos de mujer, pero si no lo encuentras todo es cuestión de escoger la talla adecuada en una bicicleta unisex y hacer pequeños cambios que la adaptan a tus dimensiones corporales y tus proporciones, como te recomendamos en este artículo.

6 A tope de agua. En bicicleta es muy importante conseguir una hidratación óptima al ser un ejercicio de larga duración. Ponle a tu bici un portabidones o lleva una mochila de hidratación.

7 Estira adecuadamente. Con ejercicios especiales para gemelos, cuádriceps, hombros y cuello y posturas de yoga. Es una forma sencilla de evitar contracturas y otras lesiones.

8 Come para entrenar. En bicicleta se necesita energía antes, durante y después. Sigue una alimentación sana, deja una hora y media de digestión antes de empezar y lleva barritas energéticas y comida “de campaña” (frutos secos, plátanos, pasas)

9 El arte del control. La bici la diriges tú. Aprende técnica y utiliza la cabeza para minimizar los riesgos y los esfuerzos. En bicicleta de montaña sobra la temeridad para atreverse con las bajadas, sólo necesitas control.

ADIÓS A LAS EXCUSAS

Me da miedo. También gritas en la montaña rusa y te subes igual. La bicicleta de montaña es mucho más divertida, está a tu disposición cuando quieras y cuanto más la uses más cómoda, segura y sin miedo te vas a sentir.

Me mancho y el pelo me queda fatal con el casco, Suerte que tenemos lavadora y el placer de la ducha después de entrenar y volver a casa llena de barro con una sonrisa de felicidad para el IG.

No quiero tener unas piernas muy musculadas, ¿de dónde ha salido esa idea? La bicicleta armoniza las piernas y ayuda a perder grasa en muslos y caderas.

Me voy a hacer daño. No tienes porqué, las mujeres actúan con más prudencia y menos temeridad (ventajas de no tener mucha testosterona)

Me canso, no hay argumentos contra eso, pero si no sales del sofá de casa, te vas a perder un mundo de viajes, emociones y amistades maravillosas.

¿Puedo adaptar mi bicicleta?

Si tienes una bicicleta de montaña de hombre, hay algunos cambios sencillos con los que vas a ganar en control y en comodidad que deberías realizar lo antes posible:

  • Cambiar la POTENCIA es una de las formas más sencillas de variar la distribución de pesos y permitirte ir más erguida. Tu torso es más corto que el de un hombre de tu misma estatura y con una potencia (la pieza que une el manillar con el resto de la bici) más corta irás más cómoda y tendrás más control.
  • MANILLAR, los hombros de las mujeres suelen ser más estrechos que los de los hombres. Por lo que un manillar demasiado ancho puede dificultar el manejo de la bicicleta. Para compensarlo se suele cortar los lados de los manillares, pero no te pases porque con un manillar estrecho te costará más dominar la bici al tener un menor brazo de palanca.
  • SILLÍN, la pelvis de la mujer es ligeramente más ancha que la del hombre y por ello necesitamos un sillín un poco más ancho por la parte de atrás y más corto y redondeado por la parte delantera. No te vamos a engañar, al principio cuesta acostumbrarse al sillín y te va a doler la zona hasta que hagas ‘callo’, a los hombres también les pasa.
  • FRENOS Y PUÑOS, las palancas de los frenos tienen un sistema de ajuste la mar de útil que las aproxima al manillar. Colócalas cerca manipulando ese “ajuste mágico” que suele ser un tornillo para que las alcances con facilidad, no te olvides de que tus manos son más pequeñas que las de ellos. En cuanto a los puños has de saber que existen en diferentes diámetros, elige los más finos y tus antebrazos acabarán menos cansados.
  • TALLA ADECUADA, que va en función de la altura de entrepierna, pero como os contábamos, nuestras piernas son más largas que las de ellos, por eso si sólo tomas como referencia la medida de tus piernas puedes acabar con una bici que te esté grande.

5 CONSEJOS PARA PEDALEAR “COMO UNA CAMPEONA”

  1. En la época victoriana las bicicletas para mujeres llevaban la barra baja para posibilitar su uso con falda. Francamente a no ser que uses falda para pedalear, no tiene sentido alguno que la barra de tu bici sea más baja que la de una bici típica. Sólo en caso de buscar una bici de paseo te puede beneficiar de algún modo la barra baja.
  2. Cuidado con los abdominales porque si no potencias esa zona con ejercicios complementarios e hipopresivos, la postura en la bici puede provocar debilidad de la zona del core y el suelo pélvico. En la bici trabaja la zona lumbar pero apenas hay intervención de los abdominales.
  3. Si no quieres aumentar el volumen de tus muslos no tienes más que usar cadencias de pedaleo elevadas (sobre las 80 pedaladas por minuto) con marchas suaves. Es preferible mover las piernas rápido que hacerlo con lentitud y un gran esfuerzo.
  4. Si quieres mejorar físicamente te recomendamos encarecidamente un pulsómetro. Vas a evaluar tu progreso, controlar tu nivel de esfuerzo y será mucho más difícil que te sobreentrenes. Y cuando veas que vas más alta de pulsaciones que los chicos no te extrañes, tu corazón es un poquito más pequeño y esto es lo normal.
  5. Salvo que tengas alguna lesión es raro que las rodillas te molesten por pedalear. Ten en cuenta que en la bici no hay impactos como en la carrera a pie, ni torsiones como en el esquí o en los deportes de balón. Si tienes dolores es probable que lleves el sillín demasiado bajo. Es un error típicamente femenino, te colocas el sillín bajo para llegar bien al suelo y esto crea sobrepresión en la rótula.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *