Consejos para mantener los libros en buen estado

Fotografía cortesía de blogs.grupojoly.com

Aunque los libros electrónicos se están poniendo cada vez más de moda, seguro que todavía conservas una buena cantidad de libros en formato tradicional, ya sea como decoración o porque te traen buenos recuerdos y prefieres conservarlos. Sin embargo, no podemos simplemente dejarlos en una estantería y olvidarnos de ellos; aunque no lo parezca, los libros también necesitan de algunos cuidados para que se mantengan en buen estado. A continuación os damos algunos consejos para conservar en buenas condiciones vuestra pequeña biblioteca particular.

Los libros son elementos ideales para acumular polvo: seguro que más de una vez has querido consultar un libro y te has manchado las manos con las capas y capas de polvo que había acumuladas en la portada y en los bordes de las hojas. Es por esta razón que lo ideal es ubicar la librería en una habitación que no quede expuesta a corrientes de aire y, mejor aún, utilizar vitrinas o muebles con cristales. De esta manera los libros no quedan expuestos al polvo y podemos consultar los que tenemos desde fuera, sin tener que estar abriendo y cerrando las puertas de los armarios, cajones, etc.

Hay que evitar colocar los libros en habitaciones húmedas, ya que esa humedad deteriora el papel, provocando que aparezcan manchas en las hojas y que la tinta acabe borrándose. También hay que evitar exponerlos de forma directa a la luz del sol, ya que el papel acaba cogiendo un color amarillento y la tinta también empezará a desaparecer.

En lo que respecta a la limpieza, una cosa que debes hacer es aprovechar cuando estás limpiando el polvo de casa para pasar un plumero por los libros, para eliminar un poco el polvo y suciedad que se acumulan. Aún así es recomendable que, de vez en cuando, cojas un trapo seco y limpies los libros uno por uno, eliminando así el polvo de las portadas, bordes de las páginas y lomo. Puedes utilizar un paño un poco húmedo con los libros que tengan portadas más recias y resistentes, pero ten mucho cuidado al frotar.

Nuestro último consejo para mantener los libros en buen estado es que utilices forros y cubiertas protectoras, evitando así que la portada acabe rompiéndose o desgastándose rápidamente. Los puedes encontrar de muchos materiales: plástico, goma, cuero… Si no quieres tener que gastar dinero en forros, también puedes utilizar papel de regalo para cubrir la portada y contraportada del libro.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *