Consejos para mejorar la autoestima de los niños

consejos-para-mejorar-la-autoestima-de-los-ninos

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos, el grado de satisfacción que poseemos con nuestra persona y una de las claves del bienestar emocional. En los niños viene en gran parte determinada por los mensajes que reciben de su entorno más próximo y varía durante toda la vida. Por eso en cada etapa evolutiva el niño demandará unos requisitos específicos para construir su personalidad. Si basas la educación en castigos, críticas y llamadas de atención, solo destacarás lo negativo y, por tanto, acentuarás su baja autoestima con otras consecuencias asociadas: negativismo, sentimiento de culpa, comparador continua con los demás, pasividad, sentimiento de inferioridad… Para que tu hijo crezca con una sana autoestima…

  1. Quiérele y acéptale por lo es. Hay padres tan preocupados por los éxitos que esperan de sus hijos que no valoran su presente. Los hijos no son una extensión nuestra; no proyectes en el tuyo tus fracasos o carencias.
  2. Refuerza lo positivo, destaca sus cualidades. Interésate por sus sentimientos. Enfocándote en lo negativo, fomentarás el fracaso; enfocándote en lo positivo, le abrirás la puerta a la oportunidad de mejorar y crecer.
  3. Evita las etiquetas y las comparaciones.
  4. Muéstrale que los errores son parte del aprendizaje. Explícale que fallar le ayuda a aprender y mejorar. El único fracaso es no haberlo intentado.
  5. Concédele deberes y responsabilidades adaptados a su edad. Tu hijo necesita responsabilidades acordes a su edad para ir adquiriendo una mayor autonomía. No se lo hagas todo; valora y reconoce su esfuerzo, no te enfoques únicamente en el resultado final.
  6. Permítele que tome decisiones adecuadas a su edad. Pequeñas decisiones que en el futuro serán grandes decisiones. Si ahora no le concedes esa oportunidad, cuando crezca se mostrará inseguro y sin saber de qué manera actuar ante los desafíos que se le presentan.
  7. Evita generalizaciones del tipo lodo lo haces mal” o “no vales para nada”.
  8. Pasa tiempo con tu hijo. Si tienes varios hijos, dedica tiempo a solas con cada uno de ellos.
  9. Dedícale tu atención. No pretendas suplir tu falta de tiempo o atención con cosas materiales. Pasa factura…
  10. Muéstrale lo orgulloso que estás de él y hazle sentir importante. Valora sus trabajos, dibujos, manualidades, etc. No te olvides decirle más a menudo algo sencillo pero muy poderoso: “Me siento orgulloso de ti”.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *