Consejos para prevenir el alzhéimer

alzhéimer

Se incide mucho en la dieta y en el ejercicio como hábitos saludables para mantener el cerebro sano y alejar el alzhéimer (una enfermedad en la que influyen muchos factores, tanto genéticos como modificables), y debemos tenerlo muy en cuenta. Pero se habla poco dela importancia de cuidarla salud mental y mantener arraya el estrés y la ansiedad para evitar el deterioro cerebral. O del sueño, otro pilar clave en la prevención.

Qué le ocurre a un cerebro con alzhéimer

Actualmente se conocen tres indicadores que determinan su desarrollo:

  • La acumulación de proteína beta-amiloide, que acaba formando placas altamente tóxicas para las neuronas.
  • El aumento de proteína TAU, que llega a alterar el ADN de las neuronas.
  • La atrofia del hipocampo. Esta estructura cerebral juega un papel crucial en la memoria y es una de las áreas que primero se atrofia –en concreto, reduce su volumen– en la enfermedad de Alzheimer. Cualquier factor, modificable o no, que incida en estas variables eleva el riesgo.

Controlar la ansiedad protege tu cerebro

Un estudio dirigido por la Dra. Eider Arenaza-Urquijo, investigadora del Barcelona Beta Brain Research Center de la Fundación Pasqual Maragall, revela que sufrir episodios de ansiedad y depresión a lo largo de la vida encoge el cerebro.

  • Con la edad, el hipocampo pierde volumen. Forma parte del proceso natural de envejecimiento. Por eso, con los años nuestra memoria se resiente aunque no sea algo patológico. Pero, como decíamos, la reducción del volumen del cerebro también es un indicador de alzhéimer. En este sentido, el equipo que lidera Arenaza-Urquijo observó una asociación curiosa entre el tamaño del hipocampo y la ansiedad.
  • Las personas que no habían sufrido ansiedad a lo largo de su vida tenían el hipocampo más preservado, mientras que las que habían padecido este tipo de episodios lo tenían más pequeño.
  • El daño es acumulativo. La investigación reveló que el problema no es pasar una etapa difícil de forma puntual, sino que esos episodios se repitan. “Comparamos a las personas que sufrían ansiedad o depresión mientras hacíamos el estudio con otras que estaban bien en ese momento pero que tenían un historial de depresión, y se vio que el hipocampo era menor en estas últimas”, aclara.

Por qué ser negativo acaba dañándote

Se desconoce el mecanismo exacto mediante el cual la ansiedad afecta al cerebro pero, según Eider Arenaza- Urquijo, “se sospecha que podría estar relacionado con el estrés”. Y es lógico porque el hipocampo interviene en la regulación de la respuesta cerebral ante un periodo de nervios, por tanto, es muy sensible a todo lo que afecta al plano psicológico.

  • Asimismo, los pensamientos negativos también aumentan el riesgo de alzhéimer. “Hay estudios que los relacionan con un aumento de proteína beta-amiloide y TAU”, asegura.

Pero si duermes bien, el daño es menor

Un sueño reparador es clave para eliminar los residuos que genera este órgano durante el día, y uno de ellos es la proteína beta-amiloide. Es como si cuando duermes se pusiera en marcha todo un batallón de limpieza en el cerebro para eliminar esos depósitos que en exceso son nocivos. Por el contrario, si no descansas bien, se acumulan y contribuyen a la formación de placa beta-amiloide.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *