Consejos para que el jardín parezca más grande

Jardines diseño

No es lo mismo hacer un jardín grande que conseguir sensación de amplitud. Lo que aquí vamos a tratar es que tu jardín se vuelva amplio a pesar de carecer de muchos metros cuadrados. Que sea suficiente para disfrutar al máximo del exterior y que tenga espacios para hacer cosas, aunque sean cosas que necesiten de poco espacio.

NO DEJES LOS SETOS DEMASIADO ALTOS

Porque da sensación de ratonera. Un beta demasiado alto es el que mide por encima de los 2 metros. Si es tu caso, no lo dudes y reduce su altura en un tercio o más. Lo primero que te darás cuenta es que ahora ves el cielo desde el jardín… lo que es una delicia.

SUSTITUYE SETOS POR TREPADORAS

Un seto o pantalla vegetal de unos 6 años se transforma en una enorme pared de 2-3 metros de altura y más de un metro de anchura. Si multiplicas ese metro de anchura por los metros de perímetro de tu jardín. Sabrás qué superficie es la que te está quitando. Si quieres ganar amplitud (física y visual) sustituye ese metro de seto por los pocos centímetros de una trepadora adosada al lindero.

DEJA EL CENTRO LIBRE

Para que no dé sensación de ahogo. Se trata de que en el centro del jardín no plantes macizos ni realices agrupaciones de nada. Si acaso algún árbol, un surtidor pequeño o quizá una farola.

REVISA LA ILUMINACIÓN

Todo jardín debe de contar con iluminación para poder disfrutar de él por la noche. Cuando el clima lo permite. Para conseguir sensación de amplitud lo ideal es poner luz en los bordes del jardín. De esta manera el centro quedará alumbrado a través de esa iluminación indirecta que proviene de las zonas externas. Huye de los potentes focos que lo único que hacen es deslumbrar, incomodar y descubrir hasta el mínimo detalle de tu jardín, empobreciendo su personalidad e intimidad. Las luces deben ser de bajo consumo, de baja potencia y colores pasteles o cálidos, no fríos.

PLANTA FLORES DE COLORES FRÍOS

Los colores fuertes y encendidos, como rojos, fucsias o naranjas, agobian los espacios pequeños. Por el contrario, los tonos fríos y suaves, como el azul claro, añil, lila, blanco, rosa pálido, amarillo claro…, son muy relajantes y dan sensación de esparcimiento. Planta flores de estos colores y además de ampliar el espacio relajarás el ambiente.

 NO HAGAS EL CAMINO ANCHO

En los jardines pequeños no debe haber caminos, sino senderos estrechos, sinuosos, afilados y sin bordes definidos. Es como si no existieran, o como si hubiera muchos sitios a donde ir. Si va por medio del césped, mejor coloca losas empotradas. Y si el suelo es de tierra desnuda, nada como un cajeado (un corte en el terreno para rellenarlo) a base de gravilla no demasiado fina. Sobre la elección de materiales, te aconsejamos optar por similares a la vivienda. En espacios pequeños, las lajas de piedra y los listones de madera ofrecen un aspecto más natural.

OPTA POR ÁRBOLES DE COPA ALTA

Por ejemplo fresnos, moreras o plátanos… los de tallo alto son los que mejor vienen a la hora de tratar de ganar amplitud, porque permiten la vida y el paso de las vistas bajo ellos. Evita los que tienen forma piramidal o fastigiados, como liquidámbar o cupresus, pues se cubren desde abajo ocupando mucho sitio físico y visual.

INVITA A LOS PÁJAROS

Las aves, con sus trinos y revoloteos, confieren al jardín esa sensación de naturaleza sin fin. Es tan importante su presencia que cuando no aparecen el jardín parece irreal, artificial y falto de vida. A los pájaros les encanta beber y refrescar sus patitas en los charcos o bebederos, y también anidar en casitas colocadas en los árboles.

USA TRAMPANTOJOS

Funcionan muy bien si los usas de modo natural. Por ejemplo una ventana o una puerta en un seto pero que no conducen a ningún sitio, salvo a un muro que hay detrás. O si cuentas con que un lateral del jardín es un muro, ¡imaginación al poder! Hay mil ideas en este caso, dibujos vegetales, puertas, ventanas… pero con gracia y movimiento para ampliar el jardín.

OCULTA HASTA DÓNDE LLEGA

Aunque el jardín sea pequeño, procura que el acceso a él no pueda divisarse en su totalidad de un solo vistazo. Este pequeño truco es totalmente efectivo porque hace al visitante preguntarse si habrá algo más por ver. Para lograrlo una buena idea es que el camino de acceso trace una curva que oculte lo que hay a continuación. Otro truco muy práctico es el de la escalera, aunque no lleve a ningún sitio. Solo debe ser discreta y quedar disimulada; un camino a otro lugar. A la hora de construirla, los peldaños deben ser cuanto más bajos y profundos, mejor.

COLOCA UN MINIESTANQUE

Los estanques, aunque sean pequeños, son estupendos reflectores de la luz. Tenlo en cuenta si quieres ampliar ópticamente tu jardín. Colóralo cerca de la casa y procura no abarrotarlo de plantas con el fin de que haya más superficie de agua reflectora. Además, si pintas la paredes y el fondo del estanque de negro en lugar de un color claro, realzarás el efecto espectacular del agua.

PON MACETAS EN LOS RINCONES

Cuando no hay mucho sitio para plantar, una buena idea es sustituir los macizos por agrupación de macetas, con la ventaja además de poder tener especies que no se adaptarían a las características de nuestro terreno. Hay muchas maneras de hacerlo, pero te recomendamos usar diferentes modelos, que no sean iguales, y que si formas un grupo sean un número impar.

CREA UN PUNTO DE ATENCIÓN

Esto quiere decir que incluyas en el jardín algo llamativo, algo que acapare la atención. Lo que produce es la sensación de que en ese jardín puede haber más cosas atractivas sorprendentes

pero que no están al alcance de la vista, aumentando el interés de quien lo visita. Una escultura, una pequeña fuente con surtidor, un macetón con un arbusto tallado de forma peculiar, u objetos de antaño que bien pueden haber estado durante años guardados para ahora ser protagonistas en el jardín.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *