Consejos para reparar el pelo dañado

Reparar el pelo dañado

El pelo dañado es frágil y tiende a romperse, lo que crea roturas que ocasionan frizz y un aspecto muy opaco. Si no lo nutres desde el interior, se adelgazará sin duda alguna, pero te ofrecemos muy buenas noticias, ya que puedes transformarlo con estas soluciones bastante efectivas.

TRES HÁBITOS QUE DEBES ELIMINAR

  1. Cepillarlo mientras está mojado

Es un error garrafal. Si tu melena es lisa, deja que se seque un poco antes de pasar un peine de dientes anchos, pero si es rizada hazlo mientras se encuentra semihúmeda.

  1. El uso de secadoras, alisadoras o rizadoras

Éstas deshidratan la fibra y la dejan bastante sensible a cualquier daño. En un mundo ideal, lo mejor sería dejar que se seque de manera natural, pero si esto no es posible, sí o sí debes utilizar un protector capilar especial contra el calor.

  1. Estilizar tu pelo en colas de caballo o trenzas

Esto puede ocasionar daños en las fibras y desprendimiento del folículo, y lo preocupante que con el tiempo, incluso, suele provocar alopecia. Mejor cambia de estilo a diario y dale un descanso llevándolo suelto por lo menos tres días a la semana

UNA RUTINA BÁSICA PARA FORTALECER

Al aplicar el shampoo masajea tu cuero cabelludo y tu pelo para activar la circulación. Al enjuagarlo deja que el agua fluya y evita frotarlo de manera agresiva.

No olvides acondicionar, ya que hacerlo ayuda a desenredar y nutrirlo para que crezca suave y fuerte.

Usa crema para peinar que facilite el estilizado, afine la textura rebelde y dome el encrespamiento, al tiempo que suaviza cada hebra.

HIDRATACIÓN EXTREMA

Apostar por elementos ultranutritivos es la máxima. Dentro de los reparadores están la miel y los aceites de coco, aguacate y argán, así como la manteca de karité. ¿Sus beneficios?

La miel es usada por sus proteínas, aminoácidos y minerales, que humectan las hebras dañadas.

El aceite de coco dispone de un triglicérido del ácido láurico que penetra en el tallo, manteniéndolo hidratado por más tiempo.

El de aguacate hidrata y ayuda a sellar las células de la cutícula, evitando que la melena se rompa.

El de argán es rico en antioxidantes, que condicionan y estimulan la producción y regeneración de cabello saludable.

Y la manteca de karité, rica en ácidos grasos, que previene la rotura y reduce la irritación capilar.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *