Consejos para superar los miedos

Superar miedos

¿Temes quedarte sin trabajo?, ¿perder la juventud y la belleza?, ¿que los demás te critiquen?, ¿quedarte solo y sin amor? Averigua qué hacer para superar los miedos.

SON LOS “COCOS UNIVERSALES”, los miedos más extendidos y también los más incapacitantes cuando son exagerados. Te enseñamos a tratarlos de tú para que no entorpezcan tu vida ni te impidan desarrollar tus planes de futuro. Al leer, valora tú mismo cuál es tu grado de aprensión en cada caso y si te conviene tornar las medidas que se aconsejan para deshacerte de él.

  1. A LA POBREZA

En plena era del culto al consumo y al derroche, nada provoca tanto temor como el fantasma de la pobreza. ¿Eres un fanático del ahorro? ¿Trabajas todo lo que puedes y más? ¿Consideras una pérdida de tiempo lo que no tenga como finalidad ganar dinero? ¿Tienes poco tiempo, o ninguno, para estar con los amigos, con la familia o para dedicarte a tus aficiones?

Cómo abordarlo

  • Elimina las falsas necesidades, simplifica tu estilo de vivir y disfruta de lo que te da la vida gratuitamente: naturaleza, amistad, amor…
  • Cuanto más prescindas de costumbres caras y hábitos de representación social, más libre y rico te sentirás. Ya sabes que no eres lo que posees.
  • Mantén tu mente abierta y receptiva a las adaptaciones sociales y los cambios de tendencias, y en los peores momentos podrás ganarte la vida de formas alternativas, acordes con tus habilidades y sensibilidad.
  • Recuerda: reduce tus necesidades artificiales (y podrás disfrutar de la vida sin grandes sacrificios).
  1. A LA VEJEZ

El culto a la juventud y la imagen hace que se viva una guerra desenfrenada contra las arrugas y otros signos del paso del tiempo. ¿Tienes el armario lleno de cremas antiarrugas y productos de belleza? ¿Empiezas a visitar los centros de estética con interés especial en hacer desaparecer las arrugas, lunares y manchas, la celulitis, etc.? Te aterra envejecer.

Cómo abordarlo

  • Aliméntate bien (verduras, frutas y pocas grasas hidrogenadas y saturadas). Bebe mucha agua, haz ejercicio físico de forma continuada.
  • Mantén tu mente despierta, no dejes de aprender cosas. Vive intensamente el presente y te quedará poco tiempo para pensar en el futuro.
  1. A LAS CRITICAS

¿Pones por delante lo que se espera de ti a lo que crees que debes hacer? ¿No sabes decir “no” cuando te piden favores, aunque creas que la otra persona se está pasando con sus pretensiones? ¿Eres incapaz de salir a la calle vestido de manera “incorrecta”? ¿Tu faceta social le está robando mucho espacio a tu cultivo personal? ¿Una crítica te hace llorar o te quita el sueño?

Cómo abordarlo

  • Reconocer tu falibilidad, tu derecho a equivocarte, supone una gran liberación y te quitará de encima mucho sufrimiento innecesario. Aprende a escuchar a los demás, a admitir tus errores y a pedir disculpas cuando sea necesario.
  • Pierde el vicio de auto justificarte todo el rato. Céntrate en aprender de los errores e intenta no tropezar dos veces en la misma piedra.
  1. A LA MUERTE

Es una realidad irrefutable: todos los seres físicos desaparecen un día del planeta, al menos en la forma en que han existido. ¿Te obsesiona lo que existe después de la muerte? ¿Te asustas a menudo? ¿Te da miedo la soledad? ¿Crees que agobias a la gente con tus miedos, tus enfermedades y tus manías hipocondríacas?

Cómo abordarlo

  • Si te acostumbras a vivir en compañía de la muerte sin temerla, acabarás familiarizándote con ella y, cuando te toque de verdad, no tendrás tanto miedo ni resistencia.
  • Acepta que la vida y la muerte son dos caras de la vida, y tú sólo eres un elemento más en el universo bajo esta ley natural. La mejor manera de abordar el miedo a la muerte es aprender a vivir el presente con intensidad y conciencia.
  1. LA PERDIDA DE AMOR 

En realidad no está asociado tanto al amor real como al amor propio, al dolor del rechazo. ¿Haces cosas que no deseas por miedo a disgustar o decepcionar a alguien? ¿Te consideras celoso o posesivo, incluso con tus amigos? ¿Tu peor pesadilla es verte solo en el futuro?

Cómo abordarlo

  • Respetando a la persona que amas, permitiéndole su espacio físico y personal siempre que lo necesite, y, sobre todo, respetándote a ti mismo, cuidándote, permitiéndote tu espacio físico y personal para tus aficiones y relaciones.
  • Desarrollando tu autonomía personal y potenciando que tu pareja desarrolle la suya. En una pareja existen tres entidades: “tú”, “yo” y “nosotros”. Haz todo lo que esté en tu mano para que se desarrollen las tres y tanto tú como tu compañero os sentiréis más felices.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *