¿Cuál es la mejor fecha para casarse?

Bodas

Te has comprometido, y ahora todos tus amigos y familiares les preguntan algo que vosotros no tenéis ni idea de cómo responder: “¿Cuándo se vas a casar?” Elije la mejor fecha para casarse en base a sus gustos, su religión, algún acontecimiento especial o incluso, en la astrología.

Primavera/verano

Empezamos por las fechas más solicitadas, la temporada de primavera verano. Como primer aspecto a considerar están las hermosas flores que surgen en esta estación. Segundo: el clima es espectacular, por ello, es la fecha ideal para una boda en jardín.

De hecho, la primavera se considera aproximadamente desde el 21 de marzo hasta el 21 de junio. En esta época los precios son más elevados y por lo tanto, será más difícil encontrar disponibilidad.

El verano, en cambio, es la estación favorita de las parejas para celebrar una boda en la playa o al aire libre. Sin embargo, conlleva los mismos inconvenientes que una en primavera, además de la gran posibilidad de lluvias de último momento. Por consiguiente, toma en cuenta la época de tormentas si se va a realizar en la playa.

Pero no todo el panorama es gris. Una boda en esta temporada, es decir, en el verano, te permitirá usar vestidos más vaporosos y frescos, además de muchos detalles y colores divertidos.

Otoño/invierno

Cuando terminan, en teoría, las fuertes lluvias y el calor sofocante, llega el otoño. Debido a esto, cambia la paleta de colores, logrando un ambiente vintage y romántico. Una boda rústica con tonos marrones, nudes, naranjas y verdes se verían hermosos en las invitaciones, la decoración y hasta en tu propio maquillaje. Además, el novio puede lucir un traje en tweed, y tú cambiar esos incómodos tacones por unos botines con mucha personalidad.

Considera el otoño o invierno (es decir, entre los meses de septiembre y marzo) para tu ceremonia, sobre todo si eres de las personas que no soporta el calor o tiene alergias. Por ser una temporada baja en el mercado de las nupcias, hay más y mejores ofertas, además de flexibilidad en fechas. Al mismo tiempo, el clima no será un enemigo silencioso dado que se espera que haga frío o llueva. Por consiguiente, pueden tener una boda súper original o hasta temática. Al reducir gastos podrán invertir en lo que de verdad les interesa.

Los pequeños detalles serán el foco de atención de todos los invitados: una fogata, velas alrededor, candelabros colgando, y un mágico ambiente invernal, será el escenario perfecto para tu gran día. Créeme que jamás lo olvidarás.

Ahora, hablemos del vestido de novia. Uno con mangas de encaje se verá de lo más elegante. Podrás usar muchos accesorios y estilos diferentes al no preocuparte de que el este se te pegue al cuerpo por el calor. Los diseños con telas más pesadas y recargados serán tus mejores amigos para mantenerte chic.

Días festivos

También toma en cuenta los días festivos. No querrás que mucha gente falte debido a esta pequeña nimiedad. Ahora bien, si optas por una boda de destino, será ideal que caiga en puente para que todos aprovechen el viaje.

Solo para supersticiosas

Existen personas que se dejan guiar por situaciones alejadas de la lógica tradicional. Son conocidas por tomar sus decisiones en base a los horóscopos o a los astros. Una de las supersticiones más famosas es la que cualquier boda celebrada en el mes de junio es considerada de buena suerte. Esto debido al nombre de Juno, perteneciente a la diosa romana del matrimonio. Por lo tanto, se pensaba que ella premiaba con amor eterno a todas las parejas casadas en su mes.

Otros ejemplos

Enero: se considera como un mes de escasez y dureza, por lo tanto, si contraen nupcias se cree que propicia una vida de penurias.

Día 13 o 15: para muchos son considerados como de mala suerte en la cultura occidental.

Martes: de mal augurio y por eso la frase de “martes, ni te cases ni te embarques”.

Viernes: es el día de Venus, la diosa del amor y la belleza, lo que hará que el amor sea duradero.

Además, desde la antigüedad, se tenían diversas supersticiones al respecto de la posición de la luna en una boda. Por ejemplo, la llena augura un matrimonio fértil y abundante, al mismo tiempo que asegura un viaje de novios súper romántico.

Por su parte, la creciente se relaciona con una unión armoniosa y duradera. La luna nueva o menguante no es aconsejable, ya que una pareja casada bajo esta posición es propensa a la mala fortuna y el fracaso.

En resumen, siéntate con tu pareja y decidan, juntos, qué fecha es mejor para la gran ocasión. Recuerden, incluso, que para la luna de miel necesitarán al menos dos semanas de vacaciones. Esto influye tanto en la decisión, que por eso muchas parejas deciden dar el sí antes de Semana Santa o a finales de año.

¿Cuál es tu caso?

¿Te gusta este post?  ¡Compártelo!

Un pensamiento en “¿Cuál es la mejor fecha para casarse?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *