Dos errores que cometemos al limpiar en casa

Fotografía cortesía de hogarutil.com

Como seguro que ya te habrás dado cuenta, lo mejor para tener una casa siempre perfecta es dedicar cada día unos minutos a su limpieza. De esta manera evitarás que se vayan acumulando las tareas pendientes y limpiar se convierta en una pesadilla. En este artículo os explicamos cómo evitar cometer dos errores muy frecuentes a la hora de limpiar.

Manchas en alfombras

A todos se nos ha derramado alguna vez una copa de bebida en el mantel, en la alfombra o en la silla, ¿verdad?. Bien, lo que sobretodo no debes hacer es ponerte a frotar la mancha de inmediato, ya que puedes empeorarlo más. Lo primero que hay que hacer es colocar papel de cocina para absorber todo el líquido sobrante que podamos antes de que la tela lo absorba todo. Luego colocamos trapos húmedos encima de la mancha y los dejamos hasta que se seque.

Es entonces cuando podremos tratar la zona con un producto quitamanchas: rocía bien la parte de la mancha y ves presionando con las yemas de los dedos para que penetre bien el producto. Déjalo actuar durante unos minutos y repite el proceso hasta que veas que la mancha empieza a desaparecer. En el caso de manchas de vino es posible que debas utilizar una solución alcalina para acabar de eliminar los restos de vino. Retira los restos con un paño limpio y húmedo y cepilla la alfombra.

Limpieza de cristales

Muchos de nosotros aprovechamos las mañanas soleadas para limpiar la casa, ya que con la luz del día se ve mejor y, como la temperatura es más cálida, es el momento ideal para fregar el suelo y abrir ventanas para secarlo y airear la casa a la vez. Sin embargo, lo que no se debe hacer en días soleados es limpiar los cristales de la vivienda; lo ideal es hacerlo en días nublados o cuando el sol se ponga. La razón es que durante el proceso de limpieza, tanto el agua que usamos como los productos específicos se secan muy rápidamente, lo que hace que queden manchas en el cristal y haya que volver a repasarlo más tarde.

 

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *