Escapada romántica por Manchester

Visitar Manchester

¿Qué conocemos de Manchester? Probablemente conozcamos que esta ciudad fue uno de los epicentros de la revolución industrial en Europa y, sobre todo, que es uno de los destinos del fútbol inglés por excelencia. Pero, para quienes no estén interesados ni en el fútbol (o sí) ni en los movimientos obreros de finales del siglo XIX diremos que esta ciudad inglesa tiene otros highlights que por sí solos ya merecen una escapada.

Empecemos por el núcleo más primigenio de Manchester, Medieval Quarter, el barrio que se articula en torno a la catedral y que conserva algunos de las edificaciones más antiguas. Además de la propia basílica (en ella suelen programar conciertos de música sacra, jazz o pop-rock), otro edificio en el que merece la pena entrar es la Chetham’s Library. Fue fundada en 1653 y es una de las únicas cinco bibliotecas que existían Inglaterra en el siglo XVII. Y lo más sorprendente: ha estado en activo y sin apenas sufrir reformas desde entonces. Sus pintorescos interiores de madera y algunos incunables que en tiempos se ataron con cadenas –algunos aún lo están– estuvieron en el punto de mira de los creadores de la saga cinematográfica de Harry Potter. Quien sí grabó en la insólita Chetham’s fue Dome Karukoski, el director de la película Tolkien (2019) que narra la vida del célebre escritor autor de ‘El Señor de los Anillos’.

Ya de puertas afuera, la animación del barrio se concentra en los alrededores de The Exchange Square, donde se encuentran algunos de los pubs más famosos de Manchester. Aquí hierven de actividad a diario el Sinclair’s Oyster Bar y The Wellington Pub, garitos con solera que se llenan especialmente cuando hay alguna victoria deportiva que celebrar. A pocos pasos otro lugar de culto al fútbol es el National Football Museum (11 €. www.nationalfootballmuseum. com). El diseñador de los sinuosos perfiles del museo fue el británico Ian Simpson, quien también firmó otro edificio de la Manchester contemporánea, la Beetham Tower, que a día de hoy presume de ser la construcción más alta del país fuera de Londres.

AMBIENTAZO EN EL CENTRO

Con la catedral en un extremo y la Beetham Tower al otro, la avenida Deansgate une prácticamente todos los puntos del centro urbano. Esta entretenida arteria comercial de kilómetro y medio sirve de escenario a innumerables eventos sociales desde la Maratón de Manchester –que es una de las más multitudinarias de Europa– hasta los desfiles del Orgullo Gay. Una de las direcciones más buscadas por los turistas en Deansgate es la Biblioteca John Rylands una joya neogótica de ladrillo rojo que fue construida hace cien años en honor a uno de los grandes magnates locales del algodón. Su interior, de espectacular arquitectura catedralicia, guarda tesoros bibliográficos extraordinarios.

Entre este lugar y el río Irwell se extiende el barrio más chic de Manchester, Spinningfields, que empezó a construirse sobre las ruinas de un viejo suburbio obrero allá por el año 1997. Veinte años después, Spinningfields se ha convertido el hub del postureo en Manchester. Además de oficinas y residencias de alto standing, Spinningfields domicilia las flagship stores de marcas internacionales y de diseñadores británicos como Oliver Sweeney o Mulberry. Aquí encontramos también algunos de los restaurantes más guapos: Australasia un exótico local que sorprende por su moderna cocina de fusión australiana y asiática. Sirve entrantes en forma de sashimi (14 €) o tempura (10 €) y segundos como el wagyu australiano (55 €). www.australasia.uk.com. Su competidor en glamour y cocina de influencias es 20 Stories, que destaca por tener el rooftop más elevado de la ciudad y cocina británica moderna. www.20stories.co.uk. También en Spinningfields tiene su restaurante el chef español Nacho Manzano (1 estrella Michelín). Si alguno siente nostalgia aquí podrá deleitarse con platos como las croquetas de jamón o la caballa a la bilbaína (www.ibericarestaurants.com).

PUBS HISTÓRICOS Y ARTE

Si desde Spinningfields miramos hacia el Oeste, la vista topará con uno de los edificios más destacables del skyline de Manchester el Town Hall, al que muchos primeros visitantes erróneamente confunden con una catedral. Esta mole de piedra caliza quiso ser una demostración del poderío económico de los señores de la industria textil en la Manchester de finales del siglo XIX e igual que la John Rylands Library también se levantó en monumental estilo neogótico. A su vera otro edificio imponente alberga la Manchester Art Gallery. No tiene una colección muy amplia pero sí hay mucha variedad de objetos y estilos que abarcan pintura, escultura y artes decorativas o moda. (Entrada libre. www.manchesterartgallery.com).

Es muy recomendable entrar en algún pub histórico para tomarse una pinta. Los muy cerveceros deben saberlo: Manchester es toda una meca de las cervezas artesanas. Aunque lo interesante es explorar por cuenta propia, ahí van algunas ideas: The Kings Arms (www.kingsarmssalford.com), toda una institución en la ciudad. Bancos de madera, pantallas para ver el partido y típica comida de pub en The Oxnoble (www.oxnoblemanchester.co.uk), con un popular beer garden; Castle Hotel (www. thecastlehotel.info), que suele tener música en directo; o The Molly House (www. themollyhouse.com), ubicado en la siempre animada Gay Village de Canal Street.

LA NUEVA MANCHESTER

Si por los alrededores del Town Hall se encuentra la Manchester más señorial y en Spinningfields la más cosmopolita, la vertiente bohemia y creativa de la ciudad se ha trasladado a los callejones del Northern Quarter. Este suburbio está sufriendo una profunda metamorfosis que se aprecia por la elevada presencia de grúas y edificios en construcción. Pero el paisaje urbano en este rincón de la ciudad también se define por otra cosa: el street art. Desde que en 2016 se gestara en la ciudad el proyecto Cities of Hope (TW @citiesofhope), varios grandes nombres del muralismo –entre ellos los españoles Axel Void o PichiAvo– han transformado las anodinas fachadas del distrito en espectaculares obras de arte.

Una incubadoras de ideas ede visita obligada es el Manchester Craft and Design Center, donde artistas locales han establecido talleres, showrooms y boutiques en las que se puede comprar desde bisutería de autor o moldeado en vidrio hasta acuarelas u objetos de crochet. Nuestros favoritos: la cerámica impresa de Katherine Lees (www. katherineleesceramics.com Desde 45 €), las instalaciones de arte digital de Wall of Art (www.wallof.art) y las ilustraciones a tinta de Laura Frey y Jess McKenna (www.inkincillustration.co.uk)

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *