Guía para cocinar con hierbas aromáticas

hierbas aromáticas

Despídete de la sal, que hincha y que retiene líquidos. Pásate a las hierbas aromáticas, que aportan mucho sabor sin calorías y, además, ¡sacan lo mejor de cada plato!

El aroma o perfume de las hojas, flores, frutos y raíces les da el nombre de “aromática” a una gran variedad de plantas que usamos como condimentos en comidas dulces y saladas. Puedes comprarlas o plantarlas en casa. Si esta es tu decisión, toma nota: la primera planta que debes comprar es la albahaca, puesto que es una planta fácil de cuidar y crece rápidamente. Además, las aromáticas requieren un riego frecuente, quizás dos veces a la semana y más si hace calor y están en el exterior. Y siempre que necesites, hojas las debes coger de la parte superior de la planta, ya que las de la parte inferior son las que aportan alimento a la planta.

TRUCO PARA CONSERVAR LA HIERBAS AROMÁTICAS

El método más sencillo para conservar hierbas y especias es la congelación. Lo único que hay que hacer es limpiarlas perfectamente y extenderlas de rama en rama (o de hoja en hoja), colocándolas en bolsas aptas para la congelación.

HIERBAS AROMÁTICAS QUE NO TE PUEDEN FALTAR EN LA DESPENSA

Tomillo: De intenso aroma y cierto sabor picante.

Usos: de múltiples usos, se utiliza en sopas, guisos, cocidos o para sazonar carnes de todo tipo, sobre todo, carne de conejo. Combina también con las verduras, y, especialmente, con patatas asadas.

Laurel: Hierba aromática con aroma balsámico, fresco y dulce con un punto picante.

Usos: se añade a algunos guisos de carne o pescado para aromatizarlos, aunque conviene usarlo con moderación y retirarlo antes de servir. Típicamente mediterráneo.

Hinojo fresco: El hinojo es una planta aromática de hojas plumosas y flores amarillentas que destaca por ser muy aromática y que crece silvestre.

Usos: por sus propiedades digestivas, es ideal para platos de pescado grasos y carnes de cerdo.

Mejorana: Hierba aromática perenne, muy extendida en el Mediterráneo y también en algunas zonas de Asia y África. Esta planta tiene un aroma dulzón.

Usos: acompaña muy bien a múltiples ingredientes, carnes, pescados, vegetales, pizzas o pasta. Y para vinagretas.

Albahaca: Su sabor es algo picante, dulce y ligeramente refrescante.

Usos: se puede consumir fresca o seca. Armoniza con el tomate y el ajo. Para aderezar tanto ensaladas, sopas de verduras, salsas para acompañar platos de pasta, como guisos de todo tipo.

Cilantro: Hierba aromática, pariente del perejil, con un sabor fuerte y penetrante. Todas las partes de la planta son comestibles.

Usos: se usan sus hojas para adobar, para preparar mojo canario, para la ensalada de cuscús y para aromatizar algunas sopas. Conviene utilizarlo con moderación.

Menta: Planta arómatica de color verde intenso y aroma fuerte, fresco, dulzón, picante y refrescante.

Usos: es común emplearla para aderezar habas, berenjenas, guisantes, tomates, carnes y pescados. En los postres casa muy bien con el chocolate.

Eneldo: Con hojas verdes, sutiles y picantes. Sus semillas son más fuertes y algo amargas.

Usos: se pueden aromatizar todo tipo de platos, se puede añadir, además de a los pescados, a mariscos, carnes, arroces, ensaladas, vinagres y aceites aromatizados, y salsas. Proporciona sabor dulzón.

Estragón: Hierba aromática de sabor dulce, algo amargo y anisado.

Usos: se trata de una de las principales hierbas culinarias de Francia y en torno a ella se han creado numerosísimos platos. Usar con moderación en ensaladas, para aromatizar vinagres y salsa bearnesa, también para adobos.

Cebollino: Hierba común que crece en estado silvestre, tiene un suave aroma a cebolla e intenso sabor.

Usos: con él podemos elaborar aderezos, mantequillas y aceites aromatizados, vinagretas y otras salsas. Ideal para hacer ramilletes o utilizarlo de “cuerda”.

Orégano: Los griegos la llamaban esplendor de las montañas. Esta hierba es de la misma familia que la mejorana, aunque el sabor y aroma del orégano es más fuerte.

Usos: para salsas de tomate, pastas, pizzas, pescados, carnes, aceites aromatizados o marinadas.

Romero: Hierba aromática de hojas estrechas y puntiagudas de color verde. Su aroma es silvestre, con un punto a pino, nuez moscada y lavanda.

Usos: en platos de carne de cordero, ternera y caza. También en la elaboración de patés de todo tipo y platos de pasta.

Perejil: Esta es quizá la hierba más popular.

Usos: realza el sabor proporcionando un punto fresco pero respetando el sabor del plato y de los ingredientes. En recetas como sopas, mayonesas o vinagretas y en la famosa salsa verde para pescados blancos.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *