Hábitos que mejoran tu cerebro y tu ánimo

Mente sana

Si estas activa, descansas lo suficiente y le planteas pequeños desafíos a diario, le regalas años y bienestar a tu cerebro.

EI cerebro es como un músculo: si no lo cuidas, lo alimentas bien y lo ejercitas, pierde fuerza y agilidad, se anquilosa y puede acabar provocando serios problemas de salud. Sin embargo, desconocemos o prestamos poca atención a los cuidados que deberíamos dedicarle.

  • Sano y feliz. La salud cerebral es una nueva disciplina que precisamente estudia cómo podemos cuidar este órgano tan preciado y a la vez olvidado. Sabemos que un cerebro sano es sinónimo de buena memoria y agilidad mental, pero también de felicidad y bienestar.
  • Hábitos neurosaludables. Los estudios demuestran que quienes adoptan un estilo de vida neurosaludable logran prolongar la “vida útil” de su cerebro más años, retrasar su envejecimiento y prevenir o reducir el riesgo de enfermedades como ictus o alzhamer.
  • Estabilidad emocional. Pero los beneficios pueden ser incluso más inmediatos: las investigaciones indican que las personas que cuidan su cerebro a diario sufren menos trastornos como depresión o ansiedad.
  • ¿Y cómo lo cuidamos? A continuación, te explicamos cuáles son las cinco áreas que los científicos consideran clave para la protección del cerebro. Actuar en ellas solo depende de ti.

  1. Muévete y oxigénalo. Huir del sedentarismo y hacer ejercicio te protege de enfermedades cardiovasculares, diabetes… Pero es que además es la mejor vacuna frente al envejecimiento cerebral.
  • ¿Por qué? El cerebro funciona gracias al oxígeno que la sangre lleva hasta cada arruga y pliegue de este órgano. Por ello, conviene cuidar el corazón y las arterias realizando ejercicio. Además, este le ayuda a generar neurotransmisores que favorecen el aprendizaje.
  1. Dale el alimento El 25%de los nutrientes se metabolizan en el cerebro. Con las proteínas crea nuevas conexiones que te permiten aprender y recordar. Las vitaminas de frutas y verduras las usa para crear neurotransmisores vinculados con la sensación de placer, bienestar y felicidad.
  • “Combustibles”. Hidratos de carbono y azucares aportan la energía que tu cerebro necesita para trabajar. Y las grasas buenas mejoran el impulso nervioso, haciendo que pienses más rápido.
  1. No le robes horas de sueño. El descanso es necesario para que tu mente pueda funcionar bien al día siguiente. Además, por la noche las experiencias y aprendizajes del día son consolidados en la memoria a largo plazo. Y durante el sueño se depuran las sustancias tóxicas acumularlas en el cerebro.
  2. Procura darle un respiro. El estrés envejece el cerebro y eleva el riesgo de ictus, alzhéimer y trastornos del ánimo.
  • Al contrario de lo que muchos creen, el estrés interfiere en el aprendizaje y la memoria.
  1. No dejes de estimularlo. Aprende cosas constantemente. Puede ser un idioma, pero también un juego, un itinerario nuevo…
  • Y relaciónate más. Al hacerlo tu cerebro activa regiones vinculadas con la comprensión, el lenguaje, la concentración, la interpretación visual y la toma de decisiones.

Las claves para estimular tu cerebro eficazmente

  • Aprende cosas nuevas para ti.

As ayudas a tu cerebro a crear conexiones que le darán más resistencia frente al paso del tiempo y a las enfermedades.

  • Procura que sean algo difíciles.

Salir de la rutina y enfrentarse a cierta dificultad genera asociaciones nuevas entre neuronas, y el cerebro funciona más eficazmente.

  • Y, sobre todo, disfruta con ellas.

Las actividades placenteras activan nuestros centros de atención. Haciendo que el cerebro se centre plenamente en lo que hacemos.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *