Hablar solo es bueno para su cerebro

Beneficios de hablar solo

Si acostumbras a hablar solo no te avergüences: los estudios han comprobado que hacerlo es síntoma de que tu cerebro trabaja bien, y además te beneficia.

Dice la ciencia que los niños que hablan solos son más inteligentes, y en los adultos la cosa parece no ser muy diferente. Si a menudo te sorprendes a ti misma hablando sola, debes saber que es algo normal y que, además, los estudios reflejan que hacerlo mejora muchos aspectos de tu vida.

¿Lo haces mientras realizas tareas?

Cuando nos enfrentamos a un quehacer que requiere nuestra atención, “hablarnos” contribuye a focalizar todos nuestros recursos en la actividad que estamos llevando a cabo.

  • Te ayuda a organizarte. Si estás haciendo algo que requiere seguir determinados pasos (como preparar una receta o hacer una manualidad), el hecho de ir describiendo las instrucciones verbalmente te permite no “perder el hilo” y organizarte a la hora de realizar y concluir esta actividad.
  • Mejora tu eficacia. Según una investigación publicada en la revista Quarterly Journal of Experimental Psychology, decir en voz alta lo que estamos haciendo nos podría ayudar a centrar la atención. De hecho, se han realizado multitud de estudios en los que se entrenaba a personas para darse instrucciones en voz alta (autoinstrucciones) y se las ponía a hacer una tarea determinada se ha descubierto que quienes aplicaban esta técnica la realizaban de forma mucho más eficaz.

¿”Canalizas” tus sentimientos así?

Hablar con nosotros mismos, aunque sea de forma mental, también nos puede ayudar mucho a integrar la información emocional con la información cognitiva. Es decir, nos permite procesar mejor nuestras emociones.

  • Técnica para regular las emociones. No hay que tener miedo a verbalizar conversaciones con nosotros mismos, puesto que eso puede mejorar nuestra salud mental. Por ejemplo, parece ser que puede ayudar a aliviar la ansiedad y el estrés, según concluye una investigación de la Universidad de Michigan (EE.UU.)
  • Para afrontar situaciones difíciles o lograr objetivos. Los mismos investigadores apuntan que hablarte en tercera persona (como si alguien hablase de ti), permite que se inicie un proceso de despersonalización que te hace coger distancia y ver las cosas desde otra perspectiva, de manera que te sirve como método para no dejarte llevar por las emociones ante situaciones como un encuentro importante, si tienes que decir algunas palabras en público…
  • Te ayuda a tomar buenas decisiones. Por ejemplo, si tienes que cambiar de casa, verbalizar en voz alta los pros y contras de comprar un determinado inmueble, te ayudará a tomarla mejor decisión posible.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *