Hoteles en España con encanto

hoteles-en-espana-con-encanto

Hay hoteles en España en los que dormir es lo de menos. Son como museos o parques de ocio para disfrutar.

Entrar en el hotel y sentir la inmersión en un espacio que, por unos momentos, hace que se olvide todo y se sienta que se ha cruzado una puerta casi mágica. Es el objetivo de los llamados hoteles temáticos. Los hay de diversos temas. Algunos permiten regresar a la infancia, como el Hotel del Juguete en Ibi (Alicante), un alojamiento muy original en el que los niños, y también sus padres, se lo pasan en grande. La única dificultad consiste en elegir habitación. Las hay dedicadas a muñecas míticas, como Nancy y Barriguitas, y otras que son una verdadera locura, repletas de figuras de Lego y Playmobil. El hotel cuenta con ludoteca y organiza todo tipo de actividades para familias, desde talleres de meriendas hasta Rutas Divertidas por la localidad, en la que abre sus puertas el Museo del Juguete. Atención a las mesas del restaurante: los manteles son tableros para echar una partida al parchís, la oca, el ajedrez o las tres en raya.

Seguramente todos hemos soñado alguna vez con ser protagonista de una película. Para aquellos que sienten pasión por el séptimo arte fue concebido Mi Norte en Ribadeo (Lugo), junto a la playa de Las Catedrales. Es un hotel de cine, en el que los huéspedes más románticos podrán pasar la noche en la habitación Amelie, de estilo francés, con gnomo incluido, y los más aventureros en la 007, con un mural muy colorido en el que aparece Sean Connery pistola en mano. Pero también se pueden elegir otras estancias con nombres evocadores: Desayuno con diamantes, Memorias de África, Todo sobre mi madre… decorada con elementos característicos de los filmes a los que hacen referencia. En el Astoria 7 siempre recuerdan al entrar: “Es cierto, Peter O’Toole no se echó la siesta aquí tras recorrer el desierto, pero la habitación la tenía”. Y es verdad, porque hay una dedicada al actor de Lawrence de Arabia, con una gran foto suya sobre la cama. Aun-que en este hotel donostiarra tan de Hollywood la más demandada siempre es la Hitchcock Suite, en la última planta, con una gran terraza no apta para quienes sufren de vértigo. Otro genio del star system, Woody Allen, tiene habitación propia en Dormirdcine un hotel nada convencional en pleno barrio de Salamanca de Madrid. Las paredes están pintadas con murales que recuerdan películas de todo tipo y condición, como Buena Vista Social Club, Mary Poppins o Blade Runner.

El Arte con mayúsculas encuentra su sitio en el Hotel Joan Miró Museum en Cala Major (Palma de Mallorca), el único en el mundo dedicado a la figura y obra del pintor catalán, que sentía especial predilección por la isla. Seguramente a él le hubiera gustado disfrutar de las sensacionales vistas al Mediterráneo que brindan las habitaciones, todas con reproducciones de algunas de sus obras más célebres y con su propia firma estampada en las puertas. La familia del artista ha seleccionado, además, trece grabados y once litografías para su exposición permanente, con lo que el hotel se convierte en una prolongación de la Fundación Pilar i Joan Miró, apenas a 200 metros del hotel, inaugurado este mismo año. El color azul, y en realidad, el mar, lo domina todo, incluso la carta del restaurante, en la que es posible sumergirse de lleno en la gastronomía local.

Arte para ver… y más arte para escuchar. El jazz es el tema central en Cerro Príncipe una preciosa casita rural, rústica pero muy cosmopolita, en La Garrovil la (Badajoz), a diez kilómetros de Mérida. Todas las habitaciones llevan el nombre de números uno imprescindibles y universales, como Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong o Miles Davis Las dos suites, dedicadas a Charlie Parker y Billie Hollyday, tienen su encanto, y no solo por el jacuzzi. Los ladrillos de las paredes, la luz tenue y los detalles decorativos en madera crean una atmósfera muy especial. También espectáculos musicales, desde tango a cabaret, ofrece en su fonda el Hotel Utopía en Cádiz, que se define a sí mismo como “el encuentro con el espíritu de las vanguardias de los años 30”. Las habitaciones, 16 en total, son pequeños mundos en los que el huésped podrá conocer de primera mano un momento histórico, una tendencia artística o un lugar representativo de la época. Así, en Tango encontraremos fotografías de Carlos Gardel y un bandoneón; en Paquebot nos sentiremos como si estuviéramos a bordo de un transatlántico —la cama es una fiel réplica de las que usaban los mejores camarotes del Normandie francés— y en Tánger se disfruta con ediciones antiguas de los Cuentos de La Alhambra, fotografías realizadas por el escritor Paul Bowles, decenas de postales del antiguo Marruecos y una pequeña piscina de azulejos. El hotel cuenta con su propio museo, con una colección de cerca de tres mil documentos y piezas originales. El toque exótico a esta selección de hoteles temáticos lo pone La Luna Blanca en Torremolinos (Málaga), que permite a sus clientes escaparse por unos momentos de la animada Costa del Sol para viajar al mismísimo Japón. Solo el Mediterráneo que se divisa desde la terraza recuerda el lugar exacto en el que estamos, porque aquí todo tiene un marcado toque nipón. Para que la experiencia sea total lo mejor es alojarse en la Junior Suite Japonesa, con su furo, bañera seis veces más grande que una occidental, y su tatami (alfombra), sobre la que se prepara el futón para dormir. En la carta del restaurante no espera solo sushi y sashimi, también otros platos tradicionales como domono, sumashi, yakimono… Un masaje shiatsu ayudará un poco más a volar con la imaginación.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

4 pensamientos en “Hoteles en España con encanto

  1. Hola chic@s. Me ha gustado mucho el artículo. Os sigo desde hace tiempo porque dais muy buenos consejos. Recientemente estoy preparando un viaje a El Nido (en Filipinas). He visto videos que son increíbles. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *