Ideas para elegir la mejor calefacción para tu casa

Calefacción

Estos meses, queremos que tu casa esté calentita. Para ello, vamos a elegir los sistemas de calefacción en sus formatos más ecológicos, por una parte, sin olvidar los tradicionales, por otra. Sea cualquiera de ellos, siempre trataremos de respetar los más posible el planeta.

¿Sabes qué es el ecodesign?

Es una normativa que aprobó la Comisión Europea orientada al diseño ecológico, para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible. Uno de ellos es la reducción de gases de efecto invernadero. En definitiva y en resumen, el ecodesign:

  • Reduce la contaminación del aire.
  • Posee una mayor eficiencia energética de sistemas de calefacción.
  • Contempla sistemas de combustión más limpia.
  • Supone una menor cantidad de emisiones de CO2 y otros tipos de gases contaminantes.

ESTUFA DE PELLETS

¿QUÉ SON LOS PELLETS?

Son pequeñas tabletas resultantes de la transformación de la madera. Son prácticos y ecológicos, fáciles de manejar y transportar, usados para la calefacción. Gracias a sus propiedades y baja humedad, es un combustible 100% natural, sin aditivos químicos ni colorantes. Tiene alto rendimiento térmico, superior al de la madera, por lo que resulta un 33% más barato que el gas. Además, producen poca ceniza y casi no requieren de mantenimiento.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE UNA ESTUFA DE PELLETS?

Los expertos de Big Mat nos cuentan cuáles son las ventajas de una estufa que se alimenta con pellets.

> Algunos modelos permiten la programación de las funciones de encendido y apagado.

> Puedes elegir un modelo que caliente una sola estancia del hogar o uno que, debido a su potencia calorífica, pueda distribuir el calor a varias estancias al mismo tiempo.

 > El mantenimiento de una estufa de pellets se hace una vez a la semana, con la ayuda de una aspiradora, y una vez al año se hace una limpieza a fondo para retirar las cenizas acumuladas en los distintos conductos del equipo.

> Los pellets con origen de sustentabilidad ecológica no utilizan árboles para su producción, son neutros en emisiones de carbono y es un tipo de energía eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

> Están hechos de madera residual, serrín y virutas prensadas en formato de pequeños cilindros, no utilizan ningún tipo de aditivo ni aglomerante provenientes de la agricultura ni residuos industriales.

> Su nivel contaminante es muy bajo y requieren de muy poco espacio de almacenamiento.

> La instalación es sencilla para pequeños consumos.

> No presentan riesgo de explosión, no son volátiles, no producen olores y no presentan tampoco ningún riesgo para la salud, en caso de fuga o vertido.

> Para producir el mismo calor, el pellet almacenado ocupa unas tres veces menos en volumen que la leña.

EL RECORRIDO QUE HACÉN LOS PELLETS HASTA QUE CALIENTAN TU HOGAR

Las estufas de pellets tienen un tanque de almacenamiento integrado, desde donde caen los pellets. El encendido, el soplador de aire de combustión y el suministro de pelléts se controlan automáticamente. Desde Bauhaus nos cuentan paso a paso cómo funciona una de estas estufas.

  1. A través de un contenedor de almacenamiento, la estufa se alimenta de pellets, que se dirigen al recipiente quemador, el que proporciona el calor.
  2. Cuando se llega a la temperatura estimada, una corriente de aire hace que se produzca una llama y queme los primeros pellets. Una vez que la temperatura está estabilizada, la resistencia se apaga.
  3. El aire de la sala es absorbido y pasa por los diferentes canales hasta ser calentado y expulsado nuevamente por la rejilla para calentar el espacio. El interior continúa caliente incluso cuando se apaga la estufa, por lo que hay que tener cuidado de no quemarse cuando ya no esté encendida.

¿ESTUFA DE LEÑA O CHIMENEA?

En la web de Carbel podemos descifrar en qué se diferencian ambos sistemas de calefacción. Las dos son unidades sofisticadas que generan calor gracias a la combustión de una materia prima, como es la leña. También ambas cuentan con dos partes: una en el interior del hogar, donde se realiza todo el proceso de combustión, y otra, que corresponde al conducto vertical, destinado a dar salida a todos los humos y residuos fruto del proceso de la combustión.

LAS ESTUFAS DE LEÑA: suelen ser metálicas, de hierro fundido o de acero. De esta manera entregan la mayor parte del calor a una única habitación. Así, las estufas no cuentan con recubrimiento y dejan a la vista el tubo de evacuación. Las chimeneas pueden ser una simple caja metálica con ventilación, también llamado insert o chimenea cassette, o un hueco abierto que cuenta con materiales refractarios, es decir, que resisten altas temperaturas sin descomponerse.

EN LAS CHIMENEAS: el tubo de evacuación de gases irá siempre oculto a través de una campana o bien por una pared empotrada. De esta manera, distribuiremos el calor por nuestra vivienda de una manera discreta, no así en las estufas, que normalmente llevan el tubo por fuera de la pared del interior de la casa. Un fuego abierto de chimenea tiene apenas un rendimiento de un 15%. En cambio una chimenea o estufa de leña moderna (con puerta, cassette o insert) alcanza un rendimiento energético superior al 78%, lo que permite usar menor cantidad de leña. Así mismo, el fuego cerrado genera una combustión más limpia y eficaz puesto que el humo se extrae por el laberinto de tubos. Una chimenea abierta emite 15 veces más CO2 que una cerrada.

LIMPIAR UNA CHIMENEA

La combustión del carbón o a madera durante los meses de frío produce sustancias altamente combustibles que, a medio y largo plazo, pueden acabar afectando al correcto funcionamiento de la chimenea. Por eso, desde Brico Depót nos dan algunas recomendaciones para limpiarla.

  • LIMPIEZA MECANICA

Es el método más tradicional y, dependiendo del nivel de profundidad, puede ser de uso diario o anual al final de la temporada. Para llevarla a cabo, se utilizan herramientas como el cepillo deshollinador, también conocido como erizo, productos químicos específicos para la limpieza de chimeneas o un aspirador de cenizas. Existen kits deshollinadores recomendados específicamente para la limpieza de los conductos de salida de las chimeneas.

  • LIMPIEZA QUIMICA

Hazla regularmente, durante la temporada de uso. Se lleva a cabo a través de la combustión de productos específicos, cuyos ingredientes activos hacen que, en cuestión de horas, eliminen todos los sedimentos.

  • OTROS CONSEJOS DE MANTENIMIENTO

> No todo vale en tu chimenea de leña. Utiliza el combustible que sea el recomendado.

> La leña debe estar seca, poco resinosa y dura, como la de roble; cuando la resina se quema, se almacena en el conducto.

> Evita quemar trozos de madera pintada o tratada de cualquier forma; aumenta las emisiones tóxicas.

> A la hora de encender el fuego, evita utilizar papel, ya que al arder genera muchos residuos. Opta por pastillas de encendido específicas para chimeneas: ayudan a encender la leña de forma fácil y segura, y generan muchos menos residuos.

ESTUFA A GAS

UNA OPCIÓN MÁS ECONÓMICA

Las estufas de gas son una de las fuentes clásicas de calor para el hogar. En los últimos años, se ha avanzado en los elementos que potencian su seguridad y eficiencia, como termostatos, encendido piezoeléctrico, controladores de oxígeno en el ambiente o sistemas antivuelco. Generan calor mediante la combustión de gas, normalmente butano, en un quemador. Su gran ventaja es que son muy asequibles y calientan el ambiente más deprisa que las estufas eléctricas. Las estufas de gas están recomendadas para habitaciones bien ventiladas y de más de 20 m2, como salones, comedores o estudios, debido a los gases que emiten. Pueden ser de tres tipos:

  • ESTUFA DE INFRARROJOS: los expertos la consideran ideal para las estancias de gran tamaño. Tiene un quemador infrarrojo de alto rendimiento lo que le proporciona una mayor potencia, alcanzando hasta 4.000 W. Deben ubicarse en una habitación lo suficientemente ventilada. Suelen consumir unos 300 gramos de gas por hora y normalmente pueden calentar habitaciones de unos 30 m2 (aunque existen en el mercado varios modelos con mayor potencia que permiten calentar una estancia más grande).
  • ESTUFA CATALÍTICA: muy recomendada para hogares con niños. El calor que emiten, a través de su panel catalítico por radiación, calienta los objetos e indirectamente el aire. Como no funcionan con fuego directo, el riesgo de quemaduras es muy bajo; de ahí que es apta y la más recomendad para los hogares con niños o animales domésticos. Tienen un consumo de 140 a 200 gramos de gas por hora y están indicadas para habitaciones de hasta 25 m2. Los modelos con termostato permiten regular la temperatura y ahorrar hasta un 30% en el consumo de gas.
  • ESTUFA DE LLAMA AZUL: Son las más eficientes. Su consumo total de bombona permite ahorrarte hasta un 30%. Son estufas de gas por convección, más seguras y eficientes. La ignición del gas se produce a una temperatura más elevada, lo que conlleva un menor consumo de combustible y una mayor emisión de calor. Tiene un consumo de gas de unos 300 gramos por hora. Su potencia puede llegar a los 4.000 W, suficiente para caldear estancias de hasta 35 m2

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *