Ideas para renovar tu jardín

Renovar jardín

Cualquier mejora que acometas en él no tiene ni que llevar mucho trabajo ni que suponer un gran esfuerzo para el bolsillo. Toma nota de las numerosas ideas que te damos a continuación. Y vuelve a presumir de jardín.

Que el diseño del jardín se deteriore y quede como anticuado es algo que no debes preocuparte. Es ley de vida, señal de que el tiempo ha pasado por él. Eso sí, algo hay que hacer para que recupere su figura original o para darle una nueva, más actual. Para llevar a cabo esa tarea de «restauración»; hay que analizar el espacio físico, sus posibilidades, los objetivos a cumplir y la posterior dedicación que llevará el jardín. A veces, resulta mucho más fácil darle una nueva imagen a este espacio, que crearlo de nuevo partiendo de cero Esto es porque existen factores tener en cuenta, como el cambio en el gusto de los propietarios, las modas, las tendencias…

Cada espacio abre un mundo de posibilidades para renovar el jardín con un concepto más moderno, armónico y ecológico.

Antes de empezar

  1. Quita las plantas que desluzcan el conjunto. Puede ser un árbol viejo y enfermo, un ejemplar mal podado, un macizo despoblado…
  2. Cambia materiales en mal estado: pavimentos, muros, escaleras, vallas…
  3. Potencia los focos de interés, las vistas generales, las entradas o cualquier zona que creas que merezca la pena.
  4. No pierdas de vista la practicidad. Es decir, que el diseño reúna a partes iguales belleza y funcionalidad. Un jardín fácil de mantener vale por dos.
  5. Decide la época adecuada para las plantaciones. Huye de las estaciones en las que predominan el calor y el frío extremos. Por lo general, el mejor momento para acometer cualquier reforma en el jardín suele ser en vísperas de la primavera y durante el otoño.

SENDEROS DE GRAVA

No es apta para prisas, pero, ¿quién mide el tiempo en un jardín? En cambio, qué deliciosa es la sensación de pisar sobre la grava que recubre los caminos y sentir que se hunden tus pies, a la vez que chascan las pequeñas piedras unas contra otras… Eso sí, ¡nunca descalzo! Pásale el rastrillo a menudo y evita que se desparrame por los macizos contiguos.

GRANDES CAMINOS CON RELIEVE

Un camino puede necesitar (o no) un bordillo en sus márgenes. Si hablamos de un paso enlosado en medio del césped, sería contraproducente, ya que la sensación rayaría lo antinatural. Pero si se trata de un vial ancho, de comunicación entre áreas, conviene realzarlo con un bordillo que le dará mayor relevancia y belleza. Usa adoquines, listones, ladrillos… O incluso una bordura plantada de boj, con unos farolillos que iluminan el camino.

JARDÍN SIN COMPLICACIONES

Reduciendo el mantenimiento del jardín, tendrás más tiempo libre. Por eso, no dudes en planificarlo con esta premisa de fácil cuidado, que pasa por elegir especies que se autoabastezcan y se cuiden por sí mismas. La yuca, el formio, la festuca, el carex y el ofiopogon son buenos ejemplos de especies más autónomas, apropiadas para cualquier clima.

DIVIDE CON UNA PÉRGOLA

¡Una pérgola es tantas cosas a la vez! Aporta tantas soluciones, que casi la definiríamos como un jardín en miniatura. Vista desde fuera, cambia el aspecto del vergel confiriéndole toda la calidad de la madera y el movimiento de su diseño. Estando en su interior, la sensación es de protección, de búnker florido. Si construyes una en medio de tu jardín, se convertirá en otro más divertido y, desde luego, más grande.

INSTALA ENLOSADOS CON VIVACES

La cantidad de agua necesaria para mantener boyante la vida en las llagas de un paso enlosado es mucho menor que la necesaria para el césped abierto. Las losas se convierten en tampones acumuladores, ya que bajo ellas el agua permanece durante un tiempo. En vez del esquilmante césped, prueba a instalar una superficie enlosada sobre la tierra, con vivaces de flor, cespitosas en las llagas. Del tipo armería, cerastium, festuca, briza…

RECUPERA OBJETOS DE ANTAÑO

Puede que tengas bien guardadas algunas piezas de decoración que creías que no volverías a usar. Te invitamos a que recuperes esos aperos, esas luminarias y demás artículos que emplearon tus antepasados y los dispongas en un sitio destacado en el jardín a modo de bellos ornamentos.

ARBUSTOS CON FLOR, AL FONDO

Ahí van unos cuantos nombres insignes: rododendro, adelfa, hibiscus, rosa arbustiva, hortensia… Todas estas especies tienen en común su gran envergadura (en todos los casos, alturas y anchuras por encima del metro y medio), y su enorme profusión floral. Instalar agrupaciones de estos magníficos arbustos al fondo del jardín, junto al seto o incluso haciendo sus veces, es como pintar de colores las paredes del vergel.

TREPADORAS EN LA ENTRADA

En unos 5-6 años desde su plantación, una madreselva puede emitir una multitud de vástagos con varios metros de longitud, que a base de cortes se convierten en una pared vegetal de dos metros de espesor. Eso resta mucha superficie al pequeño jardín. Descarga trepadoras como buganvilla o glicinia, y deja solo los interiores leñosos.

INVIERNO DE COLOR

Tú decides: mantener en invierno un jardín sombrío, con tonos degradados del amarillo al púrpura en los follajes, que más tarde se transforma en desnudez romántica, o continuar durante los fríos con despliegues florales variados, que desde luego es posible.

DE TALUD A MURETE

Con un talud en el jardín se pueden hacer auténticas maravillas, pero teniendo en cuenta que esa superficie no se podrá usar para la reunión y convivencia debido a la inclinación. Sin embargo, si construyes un murete con la altura de la cota superior y excavas o rellenas con tierra, dependiendo de si lo haces al principio o al final de la cuesta, se hará como por arte de magia la amplitud y el cambio te sorprenderá positivamente.

RODEA LA ROSALEDA CON UNA BORDURA

Las rosas son arbustos leñosos, no lo olvides. Si bien es cierto que se cubren de flores cada temporada durante muchas temporadas, también lo es que, por ley de vida, sus zonas bajas van envejeciendo y, por consiguiente, se van lignificando y desnudando de follaje. Para evitar este efecto antiestético, nada como rodear el macizo de rosales o rosaleda con un seto bajo o bordura de romero, lavanda, boj, lonicera e incluso se verán muy bien unas rosas mini.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *