Ideas para solucionar reparaciones y reformas aplazados

reparaciones y reformas

El otoño ya está aquí y es una época estupenda para ponerse manos a la obra y solucionar todas aquellas reparaciones, arreglos y pequeñas reformas que vienes postergando todo el año. No hay excusas, no hace ni demasiado frío ni demasiado calor. Salda esas «deudas» pendientes con tu casa y verás lo orgulloso y a gusto que te quedas.

Paso a paso para una casa impecable

No solo debemos desinfectamos las manos en época de pandemia, sino que también es imprescindible hacer una limpieza exhaustiva de nuestro hogar. Y no solo lavar las superficies y objetos, sino que todo lo que usamos diariamente, incluidos el móvil, el ordenador, los botones del ascensor, los pomos de las puertas, etc. Ponte los guantes desechables, ventila y ¡a limpiar!

  • Limpia con agua y jabón. Es el método infalible. Para tapetes o cortinas, pon la lavadora a una temperatura alta.
  • Lejía, alcohol o agua oxigenada. El siguiente paso es limpiar en profundidad y al detalle. Desinfecta con productos más potentes. El más habitual es lejía (que elimina hongos, virus y bacterias), mezclada con 1. litro y medio de agua fría. Si no tienes lejía en casa, usa alcohol o agua oxigenada, siempre diluyéndolos.
  • Máquinas de vapor a altas temperaturas. Serán buenas aliadas, ya que son capaces de eliminar gérmenes, bacterias y virus.
  • Climatizadores y purificadores de aire. Ayudan a deshacerse de polvo, polen, ácaros, pelos, malas olores, moho, bacterias y otros gérmenes. Los purificadores eliminan los contaminantes del aire.

Quitar el gotelé es fácil

Muchas casas antiguas llevan gotelé, ya que era un acabado económico, que además cubría imperfecciones. Pero hoy en día, se antoja un poco desfasado. Si tus paredes son solo temple, el gotelé puede retirarse aplicando vapor o agua caliente, y frotando con una espátula y estropajo. Pero, como es lo más habitual, ha sido pintado, puedes recurrir a los decapantes o cubrirlo con pastas que dejan la superficie lisa. Estas pastas son fáciles de aplicar con una llana de acero y se pueden encontrar en centros de bricolaje.

Repara una baldosa rota

¿Se te ha roto una baldosa? Pues, no dejes pasar más tiempo y repárala ya. Ayúdate con un simple destornillador o espátula para hacer palanca, y ten mucho cuidado para no romper las baldosas que rodean a la afectada. Si la baldosa está deteriorada, pica el hueco con martillo y cincel. También un taladro equipado con una hoja de sierra ayuda a desprenderla y es una opción más segura. Luego, solo hace falta romper con un escoplo la pieza defectuosa y retirar los trozos para colocar otra. Para fijar la baldosa nueva, usa cemento de cola gris. En cuanto se seque, dispón sobre la pieza unas pelladas laterales y aplica la pasta para juntas. En caso de necesitar un escombrado completo, lo mejor es utilizar un martillo de gran potencia para que el trabajo sea más fácil y un poco rápido.

Tres técnicas para ensamblar muebles

Tanto si vas a trabajar en casa como si estás adaptando el cuarto de estudio para la vuelta al cole, estas tres formas de unir maderas de manera segura te pueden valer, encolando las piezas y luego introduciendo un sistema de refuerzo.

  • Unión vista con y sin inglete, ambas con espiga. La diferencia entre ellos es que en este último las tablas se unen perpendicularmente, y en el primero, como su nombre indica, a inglete. Los agujeros para las espigas van por fuera, mientras que a inglete, quedan por dentro.
  • Unión vista con listoncillos de madera noble. Las ranuras que alojan los listoncillos de refuerzo se cortan con la sierra a 4 cm de la unión. Luego, se introducen los listones, encolados previamente, se cortan con serrucho lo que sobresalga y se lijan al ras.
  • Unión invisible con espigas de madera. Se taladran agujeros para las espigas en los cantos interiores de ambas piezas y a distancias regulares. Después, se encolan las espigas de madera y se unen las dos piezas sujetando mientras se secan.

Arregla esa bisagra arrancada

No es necesario tirar un mueble o un bonito baúl simplemente porque una parte de la bisagra se haya desportillado. Con un poco de maña, puedes arregarla y salvar el mueble. Empieza por sanear las partes desportilladas y los trozos sueltos con el escoplo, en el lado de la puerta. Luego, retira las virutas con una brocha y rellena los huecos que alojaban la bisagra con una pasta epoxi. Cuando esté bien dura, retira con el escoplo las rebabas que sobresalen. Luego, lija (puede que te resulte un poco arduo) y marca con un punzón el lugar donde tienes que taladrar para volver a anclar la bisagra. Con la broca de 35 mm de diámetro, perfora el alojamiento de la bisagra en la puerta, donde habías marcado con el punzón. Para que la reparación sea casi invisible, pinta la zona parcheada del mismo color que la puerta, siempre que eso sea posible.

Refuerza cada peldaño de tu escalera

Si tu escalera suena a cada paso que das cuando subes o bajas, estarás de acuerdo con nosotros, que ha llegado el momento de actuar. Hay varias formas de solucionar el problema sin tener que desmontar toda la escalera. Aquí te contaremos cómo se pueden reforzar los peldaños atornillando desde arriba. Marca sobre la huella del peldaño el emplazamiento exacto de la contrahuella inferior. Es importante que la medida sea muy ajustada. Después, haz un agujero donde has hecho la marca con una broca para madera. Como mínimo debe ser del diámetro del tomillo que vas a utilizar. El tomillo, debe ser lo suficientemente largo como para sujetar ambas piezas con firmeza. Procura que alguien pise el peldaño mientras atornillas y aprietas, y así ejerces mayor presión. Por último, para ocultar, dentro de lo posible el arreglo, aplica una masilla del color adecuado, lo más similar al color de la escalera, cubriendo las cabezas de los tornillos y lija cuando esta esté seca.

Trucos de pintor

Cuando la pintura no cubre bien toda la pared a la que deseas darle color, puede deberse a dos motivos: que es de baja calidad o que no se está pintando correctamente. La forma de manera adecuada de hacerlo es en todas las direcciones, primero, en vertical, y después practicando un zig-zag de derecha a izquierda y viceversa. Esta es la forma para que el rodillo cubra la superficie a la perfección. Si la pintura es de poca calidad, es probable que debas dar hasta tres manos para que cubra bien, pero ya no resultará tan económica como pensabas al principio. Hay pinturas de una capa para acabados perfectos: son un poco más caras, pero compensa la inversión.

Distintos tipos de tablero para tus trabajos DIY

Darse una vuelta por las tiendas de bricolaje y descubrir todas las posibilidades de tableros de madera que hay es un auténtico placer para cualquier manitas. Porque te darás cuenta que no todos son iguales ni sirven para todo. Los tableros derivados de madera son los más habituales, más baratos y fáciles de manipular. Los de virutas orientadas se usan en construcción, cubiertas y tabiques; los de aglomerado, para interiores de muebles y lugares que no quedan a la vista. El DM es uno de los materiales estrella. La sigla corresponde a densidad media y es perfecto para lacar y pintar, hacer formas redondeadas o curvas. Eso sí, ojo porque aguanta mal la humedad, lo que lo hace poco recomendable para cocinas o baños. Por el contrario, los hidrófugos son ideales para las zonas húmedas, las exteriores, cubiertas y soleras.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *