Ideas para tener un jardín sin esfuerzo

Jardines fáciles de hacer y mantener

No es que no nos guste trabajar el jardín, es que si lo hacemos en menos tiempo con iguales o mejores resultados, sobran horas para disfrutarlas descansando en él.

MEJOR LOS SETOS INFORMALES

En general, los setos no requieren demasiados cuidados una vez que están establecidos. Es importante, eso sí, preparar el terreno de forma adecuada y con abundante materia orgánica, ya que van a permanecer en el mismo lugar mucho tiempo. Si optas por setos formales, tendrás que podarlos al menos dos veces al año, para que mantengan su forma. Por eso, te recomendamos los informales, como el madroño o el espino de fuego, que crecen.

AUTOMATIZA EL RIEGO

Las ventajas que te ofrecen los programadores de riego son muchas: puedes regar cuando quieras y durante el tiempo que desees, sin esfuerzo e incluso cuando estás ausente. Y respecto a la técnica de riego más adecuada, ni lo dudes, el goteo. Permite ahorrar agua, apenas requiere mantenimiento, su instalación es fácil y dura mucho tiempo.

APROVECHA LAS PENDIENTES

Son bonitas, aportan movimiento e interés paisajístico, y ayudan a evacuar el agua que no se filtra después de las lluvias. Eso sí, procura que sean suaves y que no formen hondonadas en su parte baja, porque lo más seguro es que el agua quede allí retenida.

PLANTA EN OTOÑO

Plantando a principios de otoño, las raíces se ajustan a las condiciones del nuevo emplazamiento mientras caen las primeras lluvias y transcurre el templado invierno, y pueden enfrentarse mejor a la sequía del verano. Para ello, un buen drenaje es esencial, pero también la incorporación de compost o mantillo en el suelo antes de la plantación.

USA TIJERAS DE PODAR

Pequeñas o grandes son básicas para solucionar problemas y evitar, sobre todo, enfermedades. Por ejemplo, debes aclarar el ramaje que se dirija hacia el interior de las copas para permitir al sol entrar, así como mantener las vegetaciones sin marchitamientos.

APUESTA POR LAS TAPIZANTES

Su cultivo es muy sencillo y reportan muchas ventajas. Por ejemplo, impiden el nacimiento de hierbajos, dificultan la evaporación de los suelos más expuestos, sombrean el terreno y lo mantienen fresco más tiempo, las hojas –al descomponerse lentamente– sirven de acolchado, previenen la erosión en terrenos inclinados… Algunas de las mejores tapizantes son: Hosta fortunei “Aurea”, Aegopodium podagraria, Stachys byzantina, Phlox subulata, Geranium endressi o Arabis caucasica.

SUELO ÁCIDO PARA LA ZONA NORTE

Los pocos días de sol y los suelos ácidos del clima atlántico hacen que azaleas, rododendros, brezos, camelias y hortensias crezcan prácticamente sin ningún cuidado. Dales agua sin cal cuando el tiempo esté excepcionalmente seco y caluroso. Aquí cuenta con árboles como robles, arces y hayas, pues te darán poco trabajo y te permitirán plantar a sus pies hostas, astilbes, bergenias, etc.

CONTRA EL VIENTO, PANTALLAS

Si el jardín está en una zona expuesta al viento, rodéalo de una pantalla o un seto que filtrarán el aire protegiendo a las plantas delicadas. El viento, además de poder derribar a las más altas y delgadas, ejerce una acción desecante. Instalando cortavientos ahorrarás riego y crearás zonas protegidas donde cultivar las especies que necesiten protección. Forma una barrera natural con arbustos y árboles o instala pantallas de madera, mimbre cañas

TERRACOTA PARA LAS MACETAS

El truco de encalar las paredes viene de antiguo. Además de resguardar los muros de la erosión, sirve de desinfectante y de aislante térmico al reflejar la luz solar. No en vano es bueno conservar las tradiciones. Como también la de cultivar en recipientes de terracota, al natural o esmaltada. Es el material que mejor conserva la humedad y el frescor de los sustratos.

HERRAMIENTAS FACILONAS

Las herramientas para el jardín, ya sean manuales, eléctricas o de gasolina, te van a ahorrar mucho trabajo en el jardín. Pero es necesario que sean fáciles de usar, si son de motor que hagan poco ruido, y que sean tan cómodas de utilizar, que no sobrecarguen la espalda o los hombros. Por ejemplo, si cuentas con setos largos, un recortasetos te permitirá mantenerlos perfectos sin apenas esfuerzo; para praderas de césped grandes, te aconsejamos una segadora y un recortabordes, o mejor, un robot cortacésped; para recoger las hojas caídas en otoño, un soplador-aspirador. Y para preparar el terreno, una motoazada.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *