La Dalia Azul

Fotografía cortesia de Azahara Fernández

Veronica Lake, el cine negro, Marlene Dietrich y su acento indescifrable, la belleza de Gene Tierney. Los años 40’s y su fascinante estética nos inspiran para crear estilismos de invitadas de boda. Cada uno de estos looks queda invadido indiscutiblemente por el misterio; bien a través de ondas que cubren la mitad del rostro, como toda femme fatale debe saber, o bien mediante trajes de corte masculino que nuestra invitada perfecta se encarga de llenar de sensualidad.

Un vestido largo de color rojo y tejido fluído, abrigos de piel, el color malva por bandera y muchas instantáneas captadas en rincones magnéticos o jardines al borde del anochecer. Esta sesión invita al atrevimiento; a jugar con la versatilidad y con esa doble faceta que toda chica debe tener, pues no existe nada más femenino que una mujer atraída sin remedio hacia su propia masculinidad.

Fotografía cortesia de Azahara Fernández

Los opuestos se atraen y en este atrevido revival 40’s, ella desfila con looks completamente aferrados a cada polo de la balanza. Nos fascinan sus tacones de glitter de Miu Miu combinados con un total look monocromo en tonos malva; así como ese tocado con forma de lazo o los anillos XL que incorpora naturalmente a cada estilismo.

Los años 40’s es una década imprescindible en materia de moda, y deseamos que cada una de sus referencias estéticas se incorporen al estilo de las invitadas a las bodas más chic. Quizás si las necesitamos, deberíamos silbar, o al menos eso afirmaba Lauren Bacall.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente:  vogue.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *