La nicotina del tabaco es más adictiva que la cocaína

tabacoDe cada 100 personas que hacen un intento formal de dejar de fumar, sólo lo consiguen entre 6 y 10. Poco balance para un objetivo que se antoja determinante. El Dr. Juan Antonio Riesco, neumólogo y vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica comenta que la medida de prevención más importante sería que los jóvenes no se iniciaran en el hábito del tabaco. El tabaquismo es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud, que es crónica, recurrente y adictiva.

Porcentajes de éxito

Por estudios epidemiológicos se sabe que de cada 100 personas que hacen el intento por iniciativa propia, lo que los especialistas llaman fuerza de voluntad, lo consiguen entre 6 y 10 personas. No obstante, si al paciente se le realiza un diagnóstico y un tratamiento adecuado, el porcentaje de éxito va más allá del 40 %, comenta el neumólogo.

Tabaco y crisis

El Dr. Riesco explica que la crisis económica afecta de dos maneras al consumo de tabaco. Por una parte, hay un grupo de pacientes que por motivos económicos han abandonado el hábito. Y por otra, las personas  que se refugian en el tabaco por la ansiedad y el estrés que les genera quedarse al paro.

La nicotina, gran responsable

Cada vez se conoce más la neurobiología de la adición por el tabaco.  La nicotina es la sustancia más importante por lo que se refiere  a la capacidad de adicción. Hay estudios que demuestran que la capacidad adictiva de la nicotina supera hasta cinco veces la capacidad adictiva de otras drogas como puede ser la cocaína, afirma el Dr. Riesco. La nicotina tiene una alta capacidad adictiva pero hay otros factores que influyen también como los genéticos, los químicos y la susceptibilidad del paciente frente a estas sustancias adictivas.

Tratamiento individualizado

El Dr. Riesco afirma que el tratamiento debe ser individualizado y que consta de una parte cognitiva y conductual y otra de tratamiento farmacológico. Insiste en que todo ello debe ser individualizado a las características del paciente fumador. Se utilizan los fármacos que han demostrado su eficacia. En algunos casos se opta por la cesación brusca y en otros,por la reducción como paso previo a la cesación total.

¿Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: vivirmejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *