LOGROÑO: DOS CALLES Y UN DESTINO

Descubre la Capital Española de la Gastronomía 2012.

good-bye-tortilla


SAN JUAN: ‘GOOD BYE’, TORTILLA
Locales renovados y propuestas con elaboraciones más creativas.

 

 

 

calle laurel
La Senda de los Elefantes remix
A la bulliciosa calle del Laurel se la conoce en medio mundo.

 

 

 

bares delicatessen


‘Delicatessen’ a buen precio
Bares de siempre y nuevos locales en la zona de San Agustín.

 

 


San Juan: ‘Good bye’, tortilla

En los últimos años se han renovado locales y propuestas en la capital riojana con elaboraciones más creativas.

También encontramos técnicas innovadoras y un desplazamiento del plato estrella: la tortilla de patata. El champiñón también va perdiendo enteros, pero si algo mantiene intacto su poder de convocatoria es el vino de La Rioja.

san-juan-good-bye-tortillaLo que apenas ha cambiado es la rigidez horaria. Se tapea a mediodía y la tarde-noche de viernes y sábados. Y se sale por dos zonas: la calle del Laurel y la de San Juan, .

Esta última, una de las que cuenta con más bares y restaurantes por metro cuadrado de España, era conocida como de Ollerías Bajas, un callejón que se topaba con el muro del Carmen y que hoy desemboca en Vara de Rey.

Aquí encontrarás El Rincón de Picuas (Travesía de San Juan, 8), donde Ana Domínguez ha cosechado varios premios en el concurso de tapas que se organiza cada año en septiembre. Prueba los caparrones con caramelo de guindilla (1,50 euros), y el bloque de marianito (gelatina de vermut con boquerón y aceituna), que se alzó con el segundo premio en 2006 y con la mención de tapa más innovadora, por 1,50 euros. Y una propuesta económica: los viernes a mediodía suculento plato de cuchara por 3 euros.

En la calle San Juan está Los Rotos de San Juan (nº 14): pide los de morcilla, setas, gulas o bacalao (a 2,50 euros), rulo de cabra con mermelada de tomate o naranja, jamón de pato o perdiz escabechada (2 euros) y foie fresco con mermelada de manzana o higo (2,70 euros).

Otro imprescindible es La Segunda Taberna (San Juan, 9) con creaciones en setas como la tapa de boletus con foie (3 euros), de rebozuelos (2,70 euros) y de cardo de Corea (1,90 euros). O las croquetas de boletus (3 euros). No dejes de probar el suculento pincho de champiñones (1,25 euros) en La Cueva (S. Juan, 13).

En A tu gusto (San Juan, 21) todas las tapas cuestan 3 euros. Toma nota: crepes con verduras naturales, secreto ibérico al horno, lasaña de pulpo a la mostaza y crepes de ajoarriero con gulas, entre un puñado de opciones.

Casi enfrente se encuentra uno de los locales de toda la vida: Aquí me quedo (San Juan, 24), un establecimiento con propuestas clásicas, sin salirse del guión. Pide el bacalao a la sidrería (1,50 euros), croquetas de la abuela (1 euros) y hamburguesitas de buey (1,50 euros).

Las creaciones de Maritxa en Vinissimo (S. Juan, 23) son otras de las que más tirón tienen entre los parroquianos. Prueba su borraja con cococha de merluza (2 euros), vieira y morcilla (3 euros) o canguro con seta y crema de aguacate (2,50 euros), entre otras. La copa de rioja varía entre 1,30 y 2,50 euros.

Y para cerrar la calle, dos de los más destacados. El primero, Tastavins (S. Juan, 27), se ha convertido, de la mano de Pedro Cárcamo, en uno de los locales de moda, sobre todo después de la última ampliación del comedor. Todos sus pinchos cuestan 1,80 euros: entre ellos, txangurro con langostino y atún rojo en tacos y carrilleras de ternera.

A su lado prueba los bocados de un abarrotado Torres (S. Juan, 31), uno de los locales más antiguos de toda la calle que, en los últimos años, apuesta por una clientela más joven.

Revolución culinaria

Hace un año que Francis Paniego y Luisa Barrachina (del Echaurren de Ezcaray) abrieron gastrobar en el Espolón: Tondeluna (Muro de la Mata, 9). Se trata de un local funcional, pensado para urbanitas y muy ajustado en el precio: las croquetas que mi madre, Marisa, nos enseñó a hacer (1,50 euros/unidad), patatas bravas al estilo Sergi Arola (1,50 euros/unidad) o lata de caviar de vino tinto sobre crema de queso (4,80 euros).

La carta de vinos cambia cada mes y refleja los que más solicitan los clientes del restaurante.

La Senda de los Elefantes remix

Bulliciosa, multitudinaria y recurrente, a la calle del Laurel se la conoce en medio mundo

Muchos peregrinos, en su ruta a Compostela, visitan esta pequeña vía que reúne las virtudes y defectos del tapeo local

Al Laurel le han lavado la cara en los últimos años y vive cierto relevo generacional, con un buen puñado de nuevos locales. Está presente en la web 2.0 (www.callelaurel.net) y, como nota a su favor, muchos establecimientos exhiben un cartel donde se avisa que no se atienden despedidas de solteros/as.

Empieza por La Taberna del Tío Blas (Laurel, 1). Juan Osaba inauguró en esta esquina hace un año y lo primero que hizo fue romper con los horarios y abrir, ininterrumpidamente, desde primera hora de la mañana. El local tiene hoja de pedido por escrito y ofrece un delicioso granizado de crianza riojano (con fórmula secreta), por 2 euros. Prueba su torta de pan de vino con pimiento caramelizado, anchoa y guindilla (2,50 euros), picadillo riojano con huevo (3,50 euros) y croqueta rellena de chipirón en su tinta (2,20 euros), entre otras tapas.

En el bar D. O. Laurel (Laurel, 4) están especializados en solomillo de ternera a la brasa (3,50 euros) y steak tartar de buey (2,50 euros), el vasito de sopa castellana (1,50 euros) y el salchichón a la cerveza (2 euros). Pero también se han puesto las pilas con sus tortillas evolucionadas (2 euros): de chorizo, patata, jamón, queso y de pulpo a la gallega con espuma de patata.

Enfrente, el bar Achuri (Laurel, 11) con la especialidad de la casa: los ajos asados al vinagre de rioja (2,50 euros), el picadillo de bacalao y naranja (1,50 euros) y las patatas bravas (3,50 euros). Puedes probar también el pepinillo relleno (1,60 euros) y la orejita de cordero (1,60 euros).

Si prefieres sentarte a la mesa, en Cachetero (Laurel, 3) ofrecen una variada y sabrosa carta de tapas: hamburguesa de sepia (7 euros), crujiente de manita de cerdo (4,50 euros), pimiento relleno de boletus y chipirones con salsa de chipirón (3,50 euros) o petit-choux de ajoarriero (6 euros).

A su lado encontrarás La Taberna del Laurel (Laurel, 7), especializada en unas sabrosas patatas bravas (3,40 euros), y el bar Donosti (en el nº 13), con su pincho de alcachofas con jamón, embuchado de cabrito o huevos de codorniz con pimentón.

De vinos en el ‘Laurel pobre’

En la confluencia de Somosierra y República Argentina, junto al Parque González Gallarza, encontrarás lo que en Logroño se conoce como Laurel pobre. Sus bares animan a que la gente se quede aquí con iniciativas como De pinchos por España sin salir del barrio: los jueves, tapa y vino por 1,50 euros.

En el café Planeta Eñe (Parque González Gallarza, s/n) prueba la zapatilla con jamón (2,50 euros), champiñones con gambas (1,50 euros) o el rollo de bacon con tortilla (2 euros) y, en El Cortijo (R. Argentina, 46), bacalao a la riojana en pasta brick (1,50 euros).

En Boston (nº 50) el fin de semana tienes corto y pincho (de albóndigas con tomate, huevos rotos) por 1,50 euros y en Bahía Blanca (nº 52), todos a 1 euro: calabacín o gambas con queso.

En La Espiga (Somosierra, 15) pide hojaldre de manzana y queso (1,80 euros) o champiñón con patata, bacon y huevo de codorniz (2 euros).

‘Delicatessen’ a buen precio’

Los bares de siempre comparten espacio y calidad con nuevos locales que buscan innovar en la zona de San Agustín

Novedades gastronómicas, productos de calidad y tapas con larga tradición se combinan en este barrio, al oeste de la zona centro.

Uno de los últimos en desembarcar en el panorama gastronómico de la capital riojana ha sido El Canalla (Albornoz, 1), un local mínimo y funcional que abrió el pasado mes de mayo con una interesante propuesta basada en la combinación de vinos (para beber) y timbales (para degustar). Prueba el de calamar en su tinta con salsa de piquillo, revuelto de gulas, carrilleras o huevos fritos con chorizo (todos a 1,90 euros).

En el bar Las Quejas (Albornoz, 2), pide la queja: un bocatita de jamón, setas a la plancha y queso fundido (1,90 euros).

Retrocediendo sobre nuestros pasos, en el 11 de la calle Laurel está Laurus. No te pierdas el pincho de bacalao y langostino en tempura sobre salsa de calabacín y paja puerro (2,90 euros), la carrillera de ternera al vino rioja con aromas de chocolate y vainillas (2,90 euros) o la media luna de revuelto de champiñón (1,50 euros).

Pese a todas las novedades expuestas, hay algunos locales por los que parece no pasar el tiempo y que siguen recabando entusiasmos.

Entre estos bares de siempre destaca Bar Lorenzo (Travesía del Laurel, 4), donde generaciones y generaciones continúan pidiendo un Tío Agus: un bocadillo de carne adobada con una salsa especial, la de la abuela Damiana (secreto de la casa), por 1,50 euros. También se pueden saborear pinchos morunos o de chistorra (1 euros). Y el tinto, elaborado con maceración carbónica, cuesta 0,50 euros.

A unos metros se encuentra otro de los históricos: el bar Soriano (Travesía del Laurel, 2). Sus champiñones a la plancha con gamba siguen siendo un emblema en Logroño. Eso sí, prepárate para pelear por un hueco en el local o sus inmediaciones.

Nuevas gastro-ofertas

Como las calles del Laurel y sus travesías hacia Bretón de los Herreros y Portales se han ido quedando pequeñas, la calle de San Agustín, su paralela, se ha puesto a hacerle la competencia en esto del picoteo logroñés. Nuevos locales, nuevos bríos y una oferta interesante y diferenciada.

Destaca la de Perdidos al Ríos (S. Agustín, 5), en el que los hermanos Carlos (chef) y Francisco (sala) Río-Gay han querido resumir toda una vida familiar de dedicación al mundo de la gastronomía riojana. Resaltar cualidades y sabores, trabajar con primeras materias de calidad y ponerle mucha simpatía: esa es la fórmula secreta para gustar. Todos los pinchos de la barra cuestan 2,20 euros, entre ellos, los de crema de bacalao con almejas en salsa verde, risotto de hongos dulce al foie de trufa o milhojas de foie con manzana caramelizada.

En Las Cubanas (S. Agustín, 17), es obligatorio probar su delicioso pincho de cochinillo crocante (3,50 euros). También el carpaccio de carabineros (4,50 euros) y la sardina marinada con vinagreta (3 euros).

En La Anjana (S. Agustín,8) atrévete con la morcilla del valle de Toranzo con cebolla (1,20 euros), brocheta de secreto y piña a la mostaza (1,80 euros), bacalao con provolone (2,50 euros) y las bolitas de Camembert con miel y Módena (1,80 euros). Enfrente, en el Mesón Charro (S. Agustín, 9), todo a 1 euros: morritos rebozados, alcachofas con jamón y oreja de cerdo, entre otros. Y en Plan B (S. Agustín, 11) pide la tapa de foie a la plancha con reducción de P. X. (2,70 euros) o la brocheta de sepia con salsa alioli (2,20 euros).

Si quieres llevarte a casa un buen queso riojano, haz una parada en La Casa de los Quesos (Capitán Gallarza, 17). Ángeles abrió hace año y medio este establecimiento especializado en productos artesanos. La degustación con copa de vino cuesta 2,50 euros.

A dos pasos queda el restaurante Juan & Juan (Sagasta, 13), donde los hermanos Gabriel triunfan con su comida de fusión: ensalada caprese (6 euros), milanesa a la napolitana (10 euros), mejillones con tomate y albahaca (10 euros) o carpaccio de ternera con puerros, aceite y lascas de parmesano (13 euros).

Fervor por el chocolate

Si te chifla el chocolate en Vía V Viena (Muro de la Mata, 7) encontrarás los trabajos de Juan Ángel Rodrigálvarez, Premio Nacional al mejor Repostero-Pastelero 2011, y unas deliciosas trufas de vino y bombones de pétalos de rosa, de aceite y al pacharán. Organizan catas y visitas guiadas al mismo obrador.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: elle.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *