Los techos son los protagonistas

Materiales como el Pladur, escayola e, incluso, poliuretano, permiten realizar complementos ornamentales y recursos prácticos en el techo. Cuando la altura lo permite, una opción óptima es crear juegos de volúmenes e instalar puntos de luz y cortineros en el falso techo. La pintura es clave para diferenciar los nuevos elementos.

 

Techos con luz natural

Las ventanas de tejado permiten el acceso a la luz natural y dotan a las estancias abuhardilladas de ventilación y claridad; algo fundamental, por ejemplo, para una cocina. La firma Maydisa (en la foto) cuenta con este tipo de modelos.

 

 

 

Focos empotrados en el techo

El falso techo resulta una buena solución en zonas con iluminación deficiente, ya que se puede aprovechar para empotrar focos en él. Romper con la uniformidad del color marca tendencia, bien pintando una sola pared o, como ocurre en esta habitación, solamente el techo.

 

 

 

Aprovechar el espacio de techo

Cuando los metros cuadrados son escasos hay que “inventar” nuevos lugares de almacenaje; una opción es hacer pequeños altillos en las zonas de paso, y en las habitaciones, sobre las puertas.

 

 

 

 

 

Techos abuhardillados

A la hora de reformar casas antiguas es fácil encontrar vigas de madera a la vista, sobre todo cuando los techos son abuhardillados como éste. Incluso, puede ser que la propia estructura de la estancia requiera su conservación. Para mantener su encanto y renovar su aspecto, pinta las vigas del mismo tono que el techo. Conseguirás que se integren mejor.

 

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: micasarevista

Un pensamiento en “Los techos son los protagonistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *