20
septiembre
2012
UNA PISCINA EN EL VESTÍBULO

senor_hay_una_piscina_en_mi_vestibulo

Fotografía cortesía de room mate grace

Tengo una teoría: una piscina no necesita bañistas para tener sentido. Solo mirarla sugiere hedonismo. A veces funciona como lo hacen los tramapantojos, engañando al ojo. Una piscina es feliz por naturaleza. Por eso, encontrarla en el lobby de un hotel de Nueva York despierta, como mínimo, una sonrisa.

Sigue leyendo