Beneficios de tener una mascota en casa

mascotas en casa

Que un niño tenga una mascota en casa es una preparación para la vida, pues los beneficios que aporta no son únicos y exclusivamente a la hora del juego, sino en la vida cotidiana con ella. La tarea con una mascota es permanente y continua; exige tiempo, esfuerzo y dedicación, es formadora de hábitos, fortalece las virtudes humanas, reafirma el sentido de responsabilidad, favorece la socialización, concientiza al niño ante los conceptos de dignidad y disciplina y es el reflejo por excelencia de la estabilidad interna de un pequeño.

Además, los animales ofrecen mucho más que una compañía: son magníficos terapeutas. Los estudios demuestran que la relación con una mascota beneficia a los niños de todas las edades; incluso aquellos con una discapacidad (como autismo, síndrome de Down u otros trastornos) pueden mejorar cuando interactúan con los animales, tales son los casos de la equinoterapia o delfinoterapia. “La terapia con animales puede ayudarnos a tratar problemas infantiles como la baja autoestima, inseguridad, duelos, etcétera.

Nos comenta un psicólogo un caso real. Yo tuve un paciente de ocho años que perdió a casi toda su familia en un accidente de coche, sólo le sobrevivió una hermana de cuatro años. A los pocos meses de esta tragedia, sus familiares le compraron una perrita, la cual favoreció su proceso de recuperación, pues se dio una vinculación tan importante entre él y su mascota que promovió mejoras académicas y personales en el niño”

VENTAJA DE ESTA CONVIVENCIA 

  • Genera en los niños actitudes de responsabilidad, respeto, empatía y solidaridad.
  • Les ayuda a trabajar la tolerancia a la frustración, debido a que los pequeños tienen que adaptar sus necesidades a las de su mascota, pues ella, por lo general, no hace lo que ellos desean.
  • Los hace sentirse útiles y motivados porque saben que tienen alguien a quién proteger.
  • Combaten el estrés y los estados depresivos.
  • Los torna más sensibles a las necesidades de los demás.
  • La muerte de un animal, lejos de resultar una experiencia negativa para ellos, los prepara para enfrentar pérdidas mayores en un futuro.

¿Te gusta este post? ¡Compártela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *