Cambios para comenzar un año más saludable

Dormir más y mejor, comer comida casera y en familia, realizarse un chequeo médico anual…

Se aproxima la llegada de un nuevo año y con el la posibilidad de dar un giro de tuerca para poder alcanzar las metas no logradas en el anterior. Para empezar el año con el principal objetivo de estar saludable y priorizar el bienestar personal ante todo, algunos consejos:

1 Dormir más y mejor

Es sueño es la base de la salud. Dormir y descansar bien es importante para rendir en el día, estar saludable, enérgico, despierto. No dormir bien tiene consecuencias negativas para la imagen personal, la estética, ya que aparecen bolsas, ojeras, el estado de la piel se deteriora; además afecta la memoria, la inteligencia y eleva el riesgo de obesidad y depresión.

2 Reducir el estrés y rendir más

Elevados niveles de estrés son muy peligrosos para la salud ya que aumentan el riesgo de problemas cardíacos y obesidad. Pero además interfieren con el buen desempeño y rendimiento laboral. Para cambiar esto, simplificar las cosas, es importante buscar maneras de reducir el estrés (yoga, meditación, etc.) y enfocarse en las tareas que se deben hacer para hacerlas mejor y en mejor tiempo. Algunos consejos prácticos en cuanto a simplificar y hacer rendir más el tiempo, es solamente dedicar como máximo un par de horas al día para chequear correo y redes sociales y no hacer varias cosas a la vez. Ya que así uno se desconcentra y no hace ninguna de las cosas bien. Es mejor hacer una cosa por vez pero bien, a hacer muchas y todas mal o incompletas.

3 Bajar los niveles de colesterol

El colesterol elevado se asocia con serios problemas de salud entre los que se incluye el ataque cardíaco. Reducirlo si se han alcanzado elevados niveles es muy importante, así como realizarse el examen cada 5 años para controlar niveles. La dieta y el ejercicio regular son claves para controlar el colesterol.

4 Comenzar a hacer actividad física

Los beneficios del ejercicio son por demás conocidos, pero nunca está demás recordarlos y más cuando se trata de planificar cambios de hábitos para lograr una vida más saludable. No importa cuál sea la actividad física que se realice: caminatas, danza, nado, bicicleta, etc. Lo importante es ser constante y realizar el ejercicio que sea por un mínimo de 30 minutos al día.

5 Aumentar la masa muscular

El músculo es también muy importante cuando se intenta tener un peso saludable. Si bien para bajar de peso lo más recomendable es el ejercicio cardiovascular, aeróbico. Sin embargo, el entrenamiento muscular también es importante; el cuerpo gasta entre 30 y 40 calorías para mantener los músculos aún en reposo. Además los ejercicios que fortalecen la musculatura previenen la pérdida de la masa muscular que se asocia con el envejecimiento y ayudan a prevenir la osteoporosis.

6 Lograr un peso saludable

Aún unos kilos de más pueden poner en riesgo la salud. Las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) mayor tienen más riesgo de muerte. Con un IMC superior a 25 o 30 una persona está pasada de peso.

7 Comer comida casera y en familia

El consumir comida casera, sin conservantes, colorantes ni aditivos perjudiciales para la salud y hacerlo en familia es muy saludable. Es bueno compartir en la mesa con los seres queridos una comida para poder conversar de la dinámica familiar.

8 Realizarse un chequeo anual de salud

La salud hay que cuidarla, ir al médico no debe ser siempre sinónimo de enfermedad. Es muy importante acudir a controles médicos regulares para realizarse exámenes que permitan prevenir y tratar enfermedades a tiempo. Dependiendo de la edad e historial de salud hay ciertos análisis y exámenes indicados.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: sanar.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *