Cómo cultivar buganvilla

buganvilla

Sí, tenemos mucha suerte de contar con un clima tan delicioso en nuestras costas. Mientras en toda Europa son consideradas plantas de interior ficus, palmeras datileras, adelfas, granados y hasta olivos y cipreses, desde Huelva a Gerona, de Pontevedra a San Sebastián, podemos disfrutarlos al exterior y con presentaciones sublimes, espectaculares. Los ficus de Málaga, Valencia o Cádiz dejan con la boca abierta, igual que las palmeras de Elche, los cipreses de la Costa Brava o los olivos mallorquines. Y todo esto sin contar los cítricos, verdaderas joyas subtropicales que en España campan felices en todo el Levante.

Lo dicho es válido para la buganvilla (Bougainvillea glabra), con la que podemos convivir codo con codo durante nuestros baños playeros, paseos veraniegos, excursiones con vistas al paisaje, etc. Es cierto que en algunas de nuestras regiones del interior peninsular el cultivo de esta especie brasileña es complicado, tanto dentro como fuera de casa; pero en los litorales mediterráneo y atlántico, amplias zonas de Andalucía, Extremadura y Murcia y, por supuesto, en nuestras islas, la buganvilla es una clásica trepadora que engalana muros, patios, enrejados, porches, galerías y todo lo que haga falta, casi sin cuidados, sin dar problemas.

MUROS FLORIDOS

A todo esto, ¿qué es una buganvilla? Es una especie trepadora, perennifolia, de tallos espinosos que podemos considerar sus medios de anclaje a los paramentos verticales, y hojas ovaladas y brillantes de pequeño tamaño. Florece durante un largo periodo de tiempo, en algunas exposiciones casi todo el año, con unas insignificantes florecillas amarillo-crema.

Pero la gran atracción de la buganvilla son sus brácteas florales, con textura de papel, en clásicos colores que van del púrpura al naranja, rojo y rosa, y que, al tratarse de una gran especie trepadora que puede cubrir grandes superficies, crea unas inigualables sensaciones costeras, litorales, marinas, festivas, lúdicas de bellísima mancha de color.

BUENA EXPOSICIÓN… Y OLVÍDATE

Como regla general, elegir especies con brácteas que acompañan a las flores es caballo ganador. Flor de Pascua, Davidia, Anthurium, Heliconia, Bromeliáceas, Clerodendron, Júpiter, incluso las lígulas o pétalos exteriores de las margaritas son consideradas brácteas… Prácticamente todas ellas son espectaculares, para compensar la insignificancia de las flores de la especie y atraer así a los polinizadores con su belleza.

En el «caso buganvilla» no podía ser menos y esas hojas de colorines, acompañando a las flores crema pequeñísimas, tubulares, con 5-6 pétalos soldados, confieren a cada ejemplar un aspecto espectacular y maravilloso.

 ¿Y cómo se cuida una buganvilla? Simplemente, eligiendo un buen emplazamiento y olvidándose de ella. Un muro, alambrada o pared de un patio, jardín o terraza, soleado y algo protegido, con riego y humedad normales a lo largo del año, será suficiente. Se trata de una preciosidad bien sencilla, verdadera envidia de todos nuestros socios europeos del norte. El color del mar no sería el mismo sin buganvillas. Seguro.

LOS SECRETOS PARA’ QUE LUZCA BELLA

Si ojeas un libro sobre plantas escrito por algún autor inglés, holandés, alemán…, te darás cuenta de la suerte que tenemos en la Península Ibérica con nuestras condiciones ambientales. Para aquellos, la maravillosa buganvilla es una planta de interior, mientras nosotros la disfrutamos en pleno aire libre, vistiendo casas y vallas por completo, y llenando de color los paisajes del litoral.

SUS 5 CUIDADOS BÁSICOS

  1. LA PLANTACIÓN Vale todo el año La buganvilla es una trepadora muy resistente… en su hábitat adecuado. Si la plantas en zonas con inviernos suaves, que es lo que le gusta, podrás hacerlo durante todo el año, aunque no es aconsejable en pleno verano. Sin embargo, plantada en invierno en zonas frías se morirá en pocos días, y si la plantas en verano… ya vendrá el invierno.
  2. EL EMPLAZAMIENTO El sol es básico La buganvilla no tiene ningún miedo al sol. Sus hojas son pequeñas y coriáceas, dos ingredientes fundamentales a la hora de resistir sus rayos. Lo que sí teme es la sombra, en la que produce follaje grande y débil… y poquísimas flores.
  3. EL TERRENO Mejor fértil, pero… Lo cierto es que esta trepadora tan verde, florida, vigorosa y bella se conforma con suelos bastante corrientes. Cierto es que en terrenos vegetales y perfectamente drenados funciona mejor, pero también es más ávida de agua, y ese bien es escaso en todas las zonas dominadas por las buganvillas.
  4. EL RIEGO Sólo necesario los primeros años. Las buganvillas se arreglan con muy poca agua, o absolutamente sin ella si se trata de ejemplares mayores, con raíces lejanas y profundas. Eso sí, los 3-4 primeros años hay que mimarlas para que se establezcan sin problemas y comiencen su andadura con ventaja.
  5. LA MULTIPLICACIÓN Difícil. Ideal el acodo. El enraizamiento de esquejes de buganvilla no es fácil. Normalmente suelen echar raíces el 10 por ciento de terminales puestos a enraizar. Por semillas también es difícil, ya que se trata de verdaderas pequeñeces. En cambio, si encuentras tallos rastreros en su base que hayan emitido raíces, la propagación será segurísima.

CÓMO PREVENIR Y CURAR SUS MALES

  • ESCAMAS BLANCAS

COCHINILLAS: ALCOHOL Y AGUA O ANTICOCHINILLA

Algo tan verde como una buganvilla, en un entorno reseco como el litoral en verano, se convierte en foco de atención de muchas plagas, pero pocas tan difíciles de erradicar como la cochinilla. Suele atacarla la cochinilla de los cítricos (Planococcus citrii) y la acanalada (Iceria purchesii). Su presencia se detecta por escamitas blancas en hojas y tallos y amarilleos varios.

SOLUCIÓN Los modernos insecticidas anticochinillas, a base de inhibidores de crecimiento, como Atominal, de Massó, son la mejor solución contra una plaga muy resistente que también puedes atajar en los primeros estadios con un algodón mojado en alcohol de ginebra rebajado al 50%.

  • HOJAS ABARQUILLADAS

PULGÓN: CALDO JABONOSO O ANTIPULGÓN

Resulta casi imposible evitar los ataques de pulgones primaverales. Están por todas partes y se diseminan con gran facilidad, picando las hojas que se abarquillan. Sus picaduras restan mucho vigor a la planta y la cubren de melaza. Precisamente en esta melaza azucarada se instala el hongo negrilla que impide una correcta función clorofílica y produce amarilleos característicos.

SOLUCIÓN Si descubres la plaga durante los primeros días, puedes eliminarlos con los dedos o echándoles un chorro de agua a cierta presión. También puedes ahuyentarlos con caldo jabonoso. Si los Áfidos están completamente instalados, es decir, en más del 50 por ciento de terminales de tallos, lo mejor es que recurras al tratamiento con buen producto, como Calypso, de Bayer Garden.

  • FOLLAJE AMARILLO CON NERVIOS VERDES

LE FALTA NUTRIENTES: HIERRO

Todas las plantas necesitan captar los nutrientes de la tierra para formar sus tejidos. Los pelos absorbentes de las cofias radiculares permiten la entrada de agua con disolución de dichos elementos nutritivos… a no ser que el terreno sea demasiado retentor, por arcilloso o pobre.

SOLUCIÓN Por suerte, existe un producto milagroso para desbloquear los nutrientes del suelo, y no es otro que el hierro. Concretamente el hierro en forma de quelatos, presente en Ferroplus Reverdeciente, de Flower. Añadiéndolo a la base de las plantas afectadas, recuperarán el verdor con prontitud.

  • HOJAS COMPLETAMENTE AMARILLAS

EL PROBLEMA ES DEL AGUA: GOTEO

Cuando observes que una especie vegetal muestra hojas amarillas, que no es lo mismo que follaje amarillento, el problema hay que buscarlo en el riego, que puede ser excesivo, o exiguo, que será el caso de nuestras buganvillas. La falta de agua hace purgar hojas a los ejemplares, al no contar con suficiente para todas.

SOLUCIÓN Naturalmente, la solución para este problema se encuentra en regar la planta afectada por ese amarilleo que conduce a la defoliación. Pero de nada sirve regar profusamente hoy, si dentro de pocos días sucederá el mismo problema. Hay que instalar un sistema de riego fiable y automático. Una red de goteo, con programador, es lo ideal.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Un pensamiento en “Cómo cultivar buganvilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *