Cómo darse correctamente la base de maquillaje

como-darse-correctamente-la-base-de-maquillaje

La mayoría de las mujeres le pedimos a la base de maquillaje que nos deje una piel impecable sin que se note que la llevamos puesta, que no haga efecto mascara ni marque las arrugas, que nos deteriore con el paso de las horas…

¿Y el colorete? Que realce sutilmente las mejillas para lograr ese efecto saludable que tanto rejuvenece. Todo eso puede conseguirse si eliges el dúo que se adapta a tu piel y lo aplicas correctamente.

Lo primordial es que quede natural

Liquida, en crema, compacta… las bases de maquillaje se presentan en varias texturas y puedes elegir la que más te guste o te resulte más cómoda de aplicar. Sin embargo, hay cuestiones como el acabado y el color que debes tener en cuenta para que el resultado sea completamente natural.

¿Satinado o mate?

El primero es idóneo para la piel seca y/o madura porque proporciona un aspecto muy luminoso. El mate o empolvado refleja menos la luz, aunque es más sofisticado y ayuda a controlar los brillos. Es aconsejable por la noche y si tienes la piel mixta o grasienta.

Acierta con el tono

  1. No elijas una base más oscura que tu piel. El objetivo es uniformizar el tono, no que parezcas morena.
  2. Prueba el color mandíbula, no en la frente o muñeca.
  3. Comprueba el resultado con la luz natural. El tono idóneo se funde con tu piel.

Como aplicar bien la base al cutis

La base se adhiere mejor se la piel está limpia e hidratada. Así el maquillaje so se cuartea y dura más.

  • Prepara la piel. Después del hidratante, aplica la prebase. Se trata de un fluido transparente y de rápida adsorción que mitifica, camufla los poros y rellena las arugas. Úsalo solo en los pliegues más marcados (frente, nariz y barbilla).
  • Extiende la base con los dedos, la esponjita o una brocha. Sea cual sea el que escojas, hazlo desde el centro del rostro hacia el exterior, y en pases descendentes para no levantar el vello de la cara.
  • Cubre las imperfecciones. Aplica el corrector o los polvos sueltos en los puntos donde la base se queda corta: orejas, venitas, manchas… el corrector es más adecuado si el rostro tiene bastantes arrugas, mientras que los polvos van mejor si la piel es grasienta.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *