Cómo limpiar un diamante

Cómo-limpiar-un-diamante

Con el uso día a día nuestros diamantes quedaran manchados y sucios. Incluso cuando no los estemos usando, cogerán polvo. Con el uso de Lociones, jabones, aceites naturales de la piel, todo esto produce la suciedad de los diamantes y no deja que nuestro diamante brille.

¿Quiere mantener su diamante con brillo? Recuerde que todo lo que necesita son unos pocos minutos y un poco de cuidado para mantener ese diamante tan bonito como el día que lo vio por primera vez. Se puede utilizar un cepillo pequeño y suave, como un cepillo de cejas o jabón y agua para limpiar su joya. Eche en un recipiente agua tibia con un detergente suave y coloque sus piezas en la mezcla. A continuación, cepille los diamantes con un cepillo de pelo suave mientras el diamante este sumergido. Luego te tendrás que asegurar que al enjuagarlas la espuma desaparecerá.

Para secarla utilice un paño sin pelusa o un paño que utilizan los joyeros para pulir. Si sus diamantes necesitan una limpieza más fuerte, tendrá que dejar a remojo durante 30 minutos en una mezcla a partes iguales de agua y amoniaco. Una vez que se han empapado durante 30 minutos, retirarlos y cepíllelos suavemente, con un cepillo pequeño. Sino puede hacer esta mezcla, hay tiendas que venden productos de limpieza de joyas. La mayoría son kits, con todo lo que necesita incluido. Necesita leer las etiquetas para determinar que producto es el más adecuado para sus diamantes y otras joyas. Lea las instrucciones completas y tenga todas las precauciones posibles.

Si no quiere hacer todo esto, también hay en el mercado, multitud de máquinas ultrasónicas para la limpieza de diamantes. Estas máquinas utilizan una alta frecuencia para crear un movimiento de limpieza. Todas las máquinas no son para lo mismo, así que por favor lee las instrucciones antes de usarla.

Cuando haya terminado de limpiar sus diamantes, trate de no tocarlos con los dedos, sino que tiene que cogerlos por los bordes, esto le ayudará a mantener su diamante con brillo, durante períodos más largos.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *