Como serán los GYM en el 2030

Fitness

Mientras la cultura del wellness y la conectividad tecnológica se apoderan de cada aspecto de nuestras vidas, la naturaleza del fitness está cambiando constantemente. Esto nos lleva a preguntarnos como se verán nuestros entrenamientos en 10 años.

Tu entrenamiento será personalizado

En la actualidad hay miles de gimnasios en el país, pero con el avance incesante de la tecnología, la cual provee nuevas formas de ejercitarte en la comodidad de tu casa, ¿acaso quedarán algunos en 2030? “Antes, en cada hogar había un reproductor de VHS y la cinta más vendida de la historia fue el video de ejercicios de Jane Fonda”, dice Humphrey Cobbold, CEO de PureGym, una cadena de gimnasios en el Reino Unido. Hacer ejercicio en tu sala no siempre es cómodo, particularmente con el creciente número de adultos jóvenes que continúan viviendo con sus padres. “Ir al gimnasio te brinda una sensación de ‘alejarte de todo’. Eso no desaparecerá”. Además, no hay una competencia real. “Las personas que entrenan en casa son más propensas a renovar su membresía dado que tienden a estar más comprometidas con un estilo de vida orientado al fitness”, dice Nerio Alessandri, fundador del fabricante de equipos Technogym. No es el único miembro relevante de la industria que afirma que los clubes facilitarán esa práctica. “Las apps de seguimiento permitirán una transición directa de tu entrenamiento en casa al que haces en el gimnasio”, dice Luke Barnsley, entrenador de ThirdSpace, la app de wellness basada en la nube de Technogym que ya permite ese proceso.

Además, los gimnasios grandes tienen una escala y diversidad que simplemente no puede encontrarse en sitios pequeños. Cómo y qué levantas no cambiará mucho. Si acaso, nuestra forma de entrenar ha tendido a volver a la vieja escuela con los espacios de entrenamiento funcional. Lo que cambiará es cómo monitoreamos nuestro entrenamiento, ya sea con acelerómetros en las barras para contar las repeticiones o algoritmos que te ayuden a modular los incrementos de peso. “Entrenaremos de forma más inteligente con las herramientas que ya tenemos”, dice Doug Tannahill, líder de acondicionamiento del club BXR en Londres.

Los gadgets actuales que se enfocan en el cardio hoy en día podrán evaluar la cantidad y calidad de las repeticiones en el futuro. “Conforme te agotas, la velocidad de tus levantamientos se reduce”, dice Barnsley, quien cree que la rapidez se convertirá en una variable clave para el rendimiento y la prevención de lesiones. Pronto podrás iniciar sesión en las máquinas de resistencia de tu gimnasio, las cuales ajustarán la carga automáticamente, así como la posición del asiento (de nuevo, la tecnología Biocircuit de Technogym ya hace eso).

“La gran innovación vendrá en el aspecto de personalización”, dice Alessandri. Podrás tomar la clase de tu entrenador favorito en cualquier momento y en cualquier lugar. “Un algoritmo nunca podrá reemplazar el factor humano”, agrega.

Clive Ormer, CEO de Les Mills, está de acuerdo. “Los gimnasios no estarán construidos en torno a robots, sino entrenadores estrella”, dice. Las clases de Les Mills se toman en 20,000 gimnasios e incontables hogares, y Ormerod hace una analogía con la forma en que el streaming de música ha conducido a récords de asistencia de conciertos.

Mucho s gimnasios ha creado agencias de talentos para conseguir a sus entrenadores principales. La motivación y constancia son dos de las grandes ventajas que ofrecen los gimnasios, y la tecnología permitirá a los entrenadores personales darle un seguimiento a sus clientes más allá de mandar mensajes de texto regularmente. Así que le diremos adiós a saltarnos la rutina en casa.

Descansaras tan duro como trabajas

El entrenamiento en serio demanda recuperación en serio. “Mientras que los entrenamientos de intervalos de alta intensidad continúan siendo increíblemente populares, cada vez más personas incorporan sesiones de recuperación –yoga, natación y cardio de bajo impacto– a sus planes de fitness”, dice Lauren Wilson, directora de marketing de ThirdSpace. “La recuperación se está volviendo un punto focal conforme buscamos extender nuestra longevidad”. “La recuperación pasará de ser una indulgencia a convertirse en una necesidad”, afirma Matt Delaney, gerente de innovación de Equinox. “La longevidad será una parte cada vez más importante de la conversación”, añade.

El entrenamiento funcional no irá a ninguna parte, ni lo hará la búsqueda de ganancias en el gym, pero “el movimiento humano natural y la actividad cardiovascular” se volverán más prominentes para ayudarnos a mantener la movilidad. La variabilidad cardiaca –pequeñas fluctuaciones que indican el nivel de estrés de tu sistema– es empleada actualmente para entrenar, particularmente por los atletas profesionales. Pero nos dirá al resto de nosotros si debemos ir más duro o ir a casa.

Tannahill imagina una evaluación biométrica en la que se carga información de tu ritmo cardiaco de las últimas 24 horas desde tu wearable. Incluso ahora, la entrada del exclusivo Equinox E Club en Nueva York es a través de un escaneo de retina y en otros sitios es por medio de huella dactilar. Pronto, el reconocimiento facial será lo más difundido. “Entras, lee tu rostro y te dice, ‘bien, deberás reducir un poco el volumen’”, dice Tannahill. Luego, adaptará tu rutina.

Además de su trabajo como entrenador de fuerza, Tannahill es osteópata y lidera la clínica en el Centre for Human Health and Performance, una doble labor que es, en sí misma un pronóstico del futuro “La integración entre el ámbito médico y el estilo de vida continuará creciendo”, dice Delaney. “En el espacio de la medicina funcional, muchos doctores se están convirtiendo en coaches de salud, dado que se dan cuenta de que la mejor manera de mejorar los resultados es incrementar su alcance fuera de la clínica”. O incluir clínicas en los gimnasios: ThirdSpace ofrece atención médica, así como fisioterapia y consultas de nutrición.

Todo tipo de máquinas de entrenamiento enviarán tus estadísticas a los profesionales de la salud. “Los productos conectados ya son una realidad”, dice Alessandri de Technogym.

Delaney, basado en Estados Unidos con Equinox, vislumbra las primas de los seguros determinadas por los reportes de actividad y sueño, con esa información siendo enviada directamente a médicos o entrenadores –o sus equivalentes de IA– para que emitan recomendaciones.

Después de tu entrenamiento, beberás una malteada o comerás un platillo preparado con base en tus requerimientos  nutricionales específicos. Luego, después de una terapia de tejido blando con una Theragun, entrarás a la sauna infrarrojo o a alguno de los cuartos de mindfulness del gimnasio. “Los diseñadores y arquitectos buscarán integrar el mindfulness a todo”, dice Wilson. Y habrá más que sólo cambios de ropa en los vestidores. El espacio cambiará de iluminación, música o aroma dependiendo de tus deseos o tu humor.

El wellness será un modo de vida

Entre los desarrollos más importantes en la industria del fitness está el boomde los entrenamientos en grupo y los estudios que ofrecen una experiencia que va más allá del sudor (costosos productos de grooming, decoración digna de IG), esto además de una buena dosis de endorfinas.

“Recordemos que las clases y los gyms boutique apelan a un sector específico, especialmente mujeres de 20 a 30 años”, dice Cobbold de PureGym. También es para personas que no tiene problema en gastar varios cientos de dólares por clase. Así que con sitios instagrameables como Beatness, Commando y Barry’s Bootcamp, ¿los estudios canibalizarán a los gimnasios tradicionales o será al revés?

“Habrá dos tipos de clubes”, dice Alessandri. “Los estudios boutique basados en una experiencia de entrenamiento específica y los gimnasios que ofrecen todos los servicios, así como amenidades y programas, incluyendo un componente social”.

El ejercicio en grupo nunca será para todo el mundo. Pero su creciente popularidad es un buen predictor del ascenso del gym como el sitio para fomentar interacciones sociales. “La parte digital es enorme, pero a fin de cuentas, las personas quieren tener relaciones”, dice Ormerod de de la “Generación activa”, como le llama a los Millennials y los de la Generación Z, “prefieren sudar juntos, en vez de beber”. Tannahill está de acuerdo. “Otras generaciones asisten a los bares, pero el aspecto de comunidad ahora puede encontrarse en los gimnasios”. El gym o, mejor dicho, “club de salud”, reemplazará al club de golf como el sitio para trabajar, relajarse e interactuar con otros. “Harás amigos ahí y cerrarás tratos”, dice Kerri Sibson, directora de marketing de un espacio llamado Tide, el cual incluirá un club con barra de jugos.

Los cafés y restaurantes son una parte esencial de muchos gimnasios. En Nueva York, Equinox ha ido más lejos creando incluso un hotel y espacio de co-working. Sin embargo, a diferencia de los clubes de golf en 1990, el gym del 2030 será inclusivo y estará dirigido a toda la familia, con actividades y espacios para que los niños se desarrollen mientras sus padres entrenan.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *