Las calorías de las etiquetas alimentarias son engañosas

 

Hoy conocemos una noticia que sigue el hilo del tema que tratábamos hace unos días en el post ¿Son ciertas las calorías indicadas en las etiquetas de los alimentos?, al parecer, en la reunión anual que tiene en Boston (Estados Unidos) la AAAS (Asociación Americana para el Avance de la Ciencia), una organización internacional sin ánimo de lucro que promueve la cooperación científica y fomenta el apoyo, la educación y la divulgación científica, se advierte que las calorías de las etiquetas alimentarias son engañosas, se subestima el contenido energético de los alimentos procesados y se exagera el perteneciente a las materias primas que componen el producto.

Según los expertos, el fallo en el cálculo de las calorías que tiene un alimento procesado puede llevar a un margen de error de hasta un 30%. El grupo de especialistas advierte que el sistema que actualmente se utiliza es erróneo y que por tanto, no se informa correctamente a los consumidores sobre el contenido calórico real. Pero parece ser que de esto ya se tenía constancia y a pesar de ello no se han realizado los cambios oportunos, se ha seguido utilizando el sistema o factor Atwater, un método que se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del siglo XX por el químico estadounidense Wilbur Olin Atwater, de ahí su nombre. Con él se calcula la energía disponible en los alimentos, es una alternativa utilizada a la medición directa y por tanto se reconoce que pueden producirse resultados que difieren de los arrojados por una evaluación directa.

Geoffrey Livesey, un bioquímico nutricional que asesora a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura) en cuestiones de normativa de etiquetado de los alimentos, declara que se está engañando a los consumidores, se están promocionando alimentos por su contenido calórico que podrían no ser tan saludables. Los expertos explican que no se tiene en cuenta el poder calórico de otros grupos de alimentos, por otro lado, según las evaluaciones gubernamentales y los estándares energéticos de los alimentos, arrojan datos como que el valor calórico de un alimento es el mismo tanto si es crudo como si se ha sometido a un proceso de cocción.

Con respecto a este tema, algunos expertos explican que determinados alimentos crudos o cocinados proporcionan más o menos calorías, remarcan que las diferencias reflejadas sobre éstas varían en un rango de entre un 10 y un 30%. Sobre el tema del contenido calórico aseguran que existe mucha desinformación y para los consumidores (especialmente los que cuidan la dieta y la ingesta calórica) es vital que se ofrezca una información correcta. Hay que trabajar en nuevas líneas de investigación que puedan ofrecer respuestas y recomendaciones más veraces.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: gastronomiaycia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *