Mantenimiento de las herramientas del jardín

Herramientas del jardínSaber manejar adecuadamente y realizar un mantenimiento de las herramientas del jardín aumentará su vida, ayudara a prevenir que tengamos lesiones y que disfrutemos de la jardinería.

Las herramientas del jardín, no deben dejarse en los bordes o sitios que sean ocultos por la hierba, hojas u otro material. Si va a utilizar el cortador de césped, mantenga los dedos alejados de las cuchillas, simplemente golpeándose la mano contra las cuchillas puede  acarrear a una lesión brutal.

A menudo senos agrietan los mangos de madera de las herramientas, como puede ser el caso de una pala o rastrillo, se puede reparar envolviendo el mango con cinta adhesiva. Una cinta de filamento de vidrio es particularmente útil para tal trabajo.

Los mangos de madera de rastrillos, azadas y palas se pueden arreglar si tienen una fisura pequeña, mediante el lijado de la superficie hasta que se vuelve lisa otra vez; esto no sólo protege sus manos, sino que previene de que las grietas que se expanda y haciendo que el mango no se rompa. Una buena manera de preservar un mango de madera es aplicar varias capas de barniz de calidad o pintarlo. Las partes metálicas de la herramienta se pueden pintar, con una capa de imprimación y dos capas de pintura de hierro.

Las herramientas de jardinería, son más fáciles de encontrar cuando sus asas son de color. El color, por lo tanto, no deben ser de color verde o marrón, deberías elegir colores como el rojo, amarillo, azul o blanco. Los bordes metálicos de palas, azadas, rastrillos u otras herramientas de jardín pueden llegar a estar deteriorado. Esto se puede solucionar con una lima de metal. Si aparecen abolladuras las puede arreglar con un martillo o mazo.

La carretilla, en las partes de madera o metal, debe ser reparado inmediatamente. Las piezas móviles necesitan lubricación ocasional, para funcionar sin problemas. Limpie todas las herramientas de suciedad o hierba antes de ser almacenado. Las partes de metal deben ser recubiertas con una mezcla de vaselina y aceite ligero, para evitar la oxidación.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *