Una reflexión para cada día de la semana

Reflexión cada díaPese a las apariencias, la vida es un proceso que nos conduce a la felicidad. En él se suceden etapas de sosiego con etapas de frustración, para hacernos evolucionar. Te sugerimos reflexionar todos los días para aprender a ver el mundo como un lugar hermoso.

LUNES
Haz recuento de los “infortunios” de tu vida, sobre los momentos en que las cosas parecieron desmoronarse. Comprobarás que aquel acontecimiento aparentemente negativo que te hizo sufrir ha abierto otras parcelas, caminos, aprendizajes y experiencias. Eres parte de un Universo que evoluciona por medio del conflicto para alcanzar una armonía cada vez mayor.

MARTES
Contempla la belleza que te rodea. Las leyes de la vida están presentes en el rostro de un niño, en el comportamiento de un perro, en las hojas de un árbol, en un amanecer o en la infinita noche del Cosmos. Hay algo en la belleza de la vida que trasmite un mensaje que suena más a orden que a caos.

MIÉRCOLES
Ponte en contacto con la naturaleza, para serenar tu mente agitada. Contemplar colores, cielos, campos, arroyos, flores, animales, seres humanos… te hace experimentar una emoción estética y perceptiva. Sientes que todo encaja, y que cada elemento del conjunto tiene un equilibrio natural del cual también tú formas parte. Es la habitual agitación de mente la que te impide disfrutarlo.

JUEVES

Busca la verdad y la bondad. La naturaleza original de las cosas es benévola. La esencia de todo, previa a la mente y su dualidad, no es maligna. Es pura e inocente. Y esa pureza te da confianza. Debes traspasar el velo de las cosas: a ver en el buitre al polluelo, en el malvado al niño desorientado, en la persona distante a un ser asustado y necesitado de afecto…

VIERNES
Descubre la esencia de cada persona. Cuando veas a alguien frustrado, negativo o que no te inspira confianza, intenta imaginar lo que había antes de esa manifestación que ahora te hace desconfiar. Mira a los corazones, al interior: verás personas cerradas, bloqueadas, heridas, acorazadas, a la defensiva, con un miedo enorme a nuevas frustraciones.

SÁBADO
Olvida las programaciones negativas. Puede que te hayan inculcado ideas como: “Nunca te fíes de nadie”, “Más vale pájaro en mano”, “La gente es mala” . Son creencias que provienen de épocas de escasez, que sigues al pie de la letra sin ponerlas a prueba. Déjate llevar por tu intuición y establece una escala de valores basada en tu propia experiencia.

DOMINGO
Respira el ritmo del Universo.
Igual que el crudo invierno da paso al sol de la primavera, y el momento más oscuro de la noche precede al amanecer, en la vida se producen ciclos descendentes y ascendentes: tocas fondo, para volver emerger. Después de la frustración surge la esperanza, después de crispación llega el sosiego, tras el malestar el bienestar. No hace falta que te esfuerces demasiado por superar un momento de dolor; sólo fluye y espera que lo próximo llegue, confiando en el cambio.

¿ Te gusta este post ? ¡ Compártelo !

Fuente: psicologiapractica.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *